miércoles, 25 de noviembre de 2020

Juan Bravo, consejero de Hacienda: "La ministra Montero no está siendo justa con el trato a Andalucía"

El consejero de Hacienda en un momento de su intervención El consejero de Hacienda en un momento de su intervención

El consejero de Hacienda, Industria y Energía de la Junta de Andalucía, Juan Bravo, considera que la ministra de Hacienda y portavoz del Gobierno de Sánchez, María Jesús Montero, "no está siendo justa con Andalucía". Algo que le reprocha, cuando ha sido consejera de la Junta en varios departamentos, entre ellos, la Hacienda autonómica. Así lo ha manifestado en un nuevo encuentro del Foro Digital de la Cámara de Comercio de Sevilla, a cuenta de los "criterios cambiantes" del Ejecutivo central en el reparto de los 16.000 millones del fondo para hacer frente a la grave situación actual.

El responsable de las cuentas andaluzas sostiene que lo lógico para hacer el reparto de estos fondos es tomar como referencia la población, criterio utilizado en otras ocasiones. Y, aunque comparte que hay que analizar el impacto del Covid en las distintas comunidades autónomas, no puede hacerse perjudicando unas en comparación con otras.

De ahí que, si finalmente, a Andalucía le correspondieran los 2.100 millones puestos encima de la mesa, aunque el consejero Bravo advierte de que aún "esa cifra no está recogida en papel", la merma para la comunidad rondaría los 800 millones de euros. A Montero le reprocha "haber defendido con pasión y ahínco el papel y la financiación de las comunidades autónomas cuando era consejera, y pasar a ser la más centralista de las ministras" ahora en Madrid. Más aún, insiste Bravo, cuando el presupuesto del Gobierno andaluz pivota y presta especial atención "a la Sanidad, la Educación y la Dependencia".

En este nuevo encuentro virtual organizado por la Cámara de Sevilla, el consejero de Hacienda ha desgranado las acciones del Ejecutivo regional ante la difícil y compleja situación, y las ha agrupado en acciones a corto plazo, para paliar la hemorragia sanitaria y económica más intensa e inmediata, y acciones a largo plazo. De modo que la estrategia del Gobierno andaluz se han centrado, según ha expuesto Bravo, en los siguientes aspectos relevantes.

Acceso a liquidez. Juan Bravo ha recalcado que desde el primer momento de la declaración de la pandemia y el estado de alarma el Gobierno andaluz "ha escuchado a los empresarios, a sus demandas y necesidades", y ha puesto en marcha un plan de choque. Razón por la que el primer objetivo fue dotar de liquidez a las empresas. Liquidez que se ha facilitado a través de la línea de financiación especial de Garántia, con operaciones 100% avaladas por la Junta de Andalucía, y que atiende a las necesidades de las pymes desde los 9.000 a los 100.000 €. Línea que ya cuenta con 6.424 operaciones. En la misma dirección, pero por importes mayores de hasta 300.000 €, se ha activado la línea de la Agencia Idea. El consejero también ha destacado el pago de la cuota de 300 € para los autónomos y el hecho de que la Junta se haga cargo del pago del primer año de los intereses en la financiación.

Disciplina presupuestaria y financiera. El responsable de Hacienda ha insistido a lo largo de su intervención que Andalucía ha sido la única comunidad que en el último año ha cumplido con todos sus compromisos de gasto y disciplina financiera, y que esto revierte "en la credibilidad de las cuentas andaluzas". Además, ha subrayado que un uso riguroso y racional del gasto, del dinero público, contribuye a fortalecer la inversión en áreas productivas. Por eso asegura que se están eliminando los "gastos superfluos" y analizando en profundidad el presupuesto de la comunidad. Gracias a esta labor, asegura que se han podido activar 700 millones destinados a programas como el Aire, la contratación de los vigilantes en las playas o la dotación para Granada y la Alhambra, además continuar prestando servicios hasta que se active el fondo de los 16.000 millones. Le ha pedido al Gobierno central que "diga ya qué parte del déficit va a corresponder a las comunidades autónomas de cara a 2020 y 2021", para saber en qué marco moverse.

Agilización y eficacia administrativa. En línea con lo anterior, ha remarcado la "obsesión de la Junta" por agilizar la administración regional, con el objetivo de "no perder ni una sola inversión más". Dentro de este objetivo ha señalado el papel fundamental que van a tener los project manager y las medidas y decretos para simplificar los "procesos burocráticos". Afirma que la Junta quiere ir de la mano con los empresarios, porque son los que "de verdad generan empleo", y que tiene que ser la "administración la que vaya detrás de los empresarios y no al revés". Fruto de esta agilización, dice, el periodo medio de pago a proveedores se sitúa en 15,47 días, muy por debajo de los plazos que marca la ley, que son 30 días.

Turismo. De cara a la recuperación, apuesta no tanto por cambiar el modelo productivo, "como por hacer más productivo el modelo". Razón por la que el sector turístico seguirá teniendo un papel fundamental para la economía andaluza. Ha hecho hincapié en que, a pesar de la difícil situación y de las previsiones, el sector se va a "comportar mejor de lo que en principio se podría esperar". Bravo ha señalado que Andalucía es el primer destino mundial en reservas, que el turismo rural va a estar prácticamente al 100% en muchas zonas, y que los vuelos van a incrementarse gradualmente en los aeropuertos andaluces.

Infraestructuras, industria y construcción. También ha hablado de la activación de licitaciones en infraestructuras, especialmente en el ámbito sanitario y educativo, como fórmula para reactivar la economía. Ha negado que las medidas de la Junta provoquen un "nuevo boom descontrolado de la construcción", al contrario ha dicho que se trata de "un sector fundamental para la economía andaluza, muy potente" y que se mueve en unos parámetros controlados. Sostiene que las estrategias del Gobierno regional son de cooperación con las iniciativas empresariales y de los emprendedores y, por tanto, de la actividad tecnológica e industrial.

I+D y Universidades. El responsable de Hacienda, Industria y Energía ha rechazado el argumento del PSOE andaluz de que la Junta haya recortado financiación a las universidades. Según Bravo, la apuesta del Ejecutivo autonómico es por la I+D, por conectar la universidad y la empresa. A este respecto, ha argumentado que el presupuesto destinado para las universidades asciende en 2020 a 1.702 millones, a los que "hay que sumar 125 millones extras liberados", lo que sitúa el montante global en 1.827 millones. "Es la mayor financiación desde 2008", se ha reafirmado. En este capítulo se han referido de forma expresa al "potencial del sector biotecnológico andaluz", el tercero en peso del país, y al recorrido exportador del sector agroindustrial.

Mirada a Europa y Economía Verde. Ha finalizado diciendo que Andalucía tiene ante sí "una gran oportunidad" con la Economía Verde y Circular, en consonancia con las políticas de la Unión Europea. Incorporando, de una parte, mejoras en los procesos productivos, y por otra, incrementando los proyectos e iniciativas sostenibles.