sábado, 22 de septiembre de 2018

Landa remarca la importancia del dragado del río para la Zona Franca de Sevilla

En el centro, el delegado especial del Gobierno para la Zona Franca En el centro, el delegado especial del Gobierno para la Zona Franca

El delegado especial del Gobierno para el Consorcio de la Zona Franca de Sevilla, Javier Landa Berceval, ha asegurado ante un nutrido número de empresarios sevillanos que el dragado del Guadalquivir es un factor "importante" para la competitividad de este enclave.

Así lo ha afirmado en la conferencia "La zona franca de Sevilla como oportunidad de crecimiento económico", que se ha celebrado en la Fundación Cámara. El delegado de la Zona Franca ha hablado de estrategia, de futuro y del perfil del cliente para la Zona Franca de Sevilla, haciendo un recorrido desde sus inicios hasta su entrada en funcionamiento real tras su cerramiento, el 1 de septiembre de 2016.

Javier Landa ha dejado claro que "la Zona Franca de Sevilla interesa a Sevilla, porque crea empleo y crecimiento económico. Y cuenta en la actualidad con 4 empresas instaladas (Servitrade, Jannone, TRH y Componentes Electrónicos Solution), y una en proceso de adentrarse, Híspalis de Líquidos".

En el turno de preguntas de los asistentes a la conferencia, el delegado no ha tenido reparos en mojarse cuando se le ha preguntado por el dragado del río Guadalquivir, y ha subrayado que éste supondría un factor competitivo y diferencial para este enclave. "La optimización de la vía de navegación del río (dragado), que aunque no es una variable que condicione de forma absoluta la Zona Franca, sí que condiciona su máxima optimización".

El punto medio

Así, Landa ha trasladado que "el dragado es muy importante. Y con el cumplimiento de la Declaración de Impacto Ambiental, y la canalización del bajo Guadalquivir (presupuestado en 180 millones de euros) los arroceros verían una mejora considerable para obtener sus aguas, logrando además un ahorro de 100 hectómetros cúbicos de agua, con un considerable beneficio desde el punto de vista ecológico, ahorro energético y una menor polución atmosférica".

Por otra parte, ha explicado que "el Gobierno de España tiene claro de que a Doñana no se le puede afectar bajo ningún concepto. Pero la DIA aclara en uno de sus puntos que la Autoridad Portuaria podrá realizar las obras si se cumple con todos los puntos de la DIA, pero no seamos drásticos, posicionémosnos a la mitad y pongámonos de acuerdo".

Previsiones

Landa ha hablado de dos tipos de clientes potenciales para la Zona Franca de Sevilla. Los clientes que están fuera de la Unión Europea, que son clientes óptimos ya que la inversión en la Zona Franca por parte de estas empresas supone que están invirtiendo dentro de la Unión Europea, y desarrollando crecimiento económico y empleo neto. Y otros potenciales clientes son las empresas que, estando dentro de la Unión Europea, se comprometen a crear dicho crecimiento económico y empleo".

En este sentido, ha dicho que la Zona Franca es una oportunidad para aquellas empresas que importen fuera de la Unión Europea, que transformen dentro de la Zona Franca y que exporten fuera de la Unión Europea, las cuales deben cumplir una serie de requisitos que pasan por tener minimizados tres riesgos (el tecnológico, el de mercado y el estratégico)".

A este respecto, Landa ha asegurado que "en un plazo de 3 o 4 años la Zona Franca de Sevilla podrá tener recursos financieros propios y desvincularse de los Presupuestos Generales del Estado. Hasta entonces dependerá de dichos presupuestos, en concreto 1.650.000 euros presupuestados por el Gobierno para este año, que se ha pedido hasta que la Zona Franca de Sevilla logre sus propios recursos". Mirando más lejos en el futuro de la Zona Franca, el delegado especial del Gobierno ha hablado de la intención de "expandirse en un segundo asentamiento a la Zona aeroportuaria, si así lo considera el sector aeroespacial, una vez bien cimentado el primer emplazamiento".