jueves, 24 de mayo de 2018

Iniciativa+1 elabora propuestas para el futuro de Extremadura

El documento con las 37 claves a seguir ha sido enviado a los partidos políticos

La Asociación Iniciativa+1 ha elaborado un conjunto de propuestas para el futuro desarrollo de la Comunidad Autónoma de Extremadura. Se trata de un documento, fruto de las aportaciones de los más de 70 miembros de la Asociación, que recoge ideas constructivas sobre aspectos tan relevantes para la región como el modelo de desarrollo a seguir, el sistema educativo y formativo, el sector público, el sistema financiero, la internacionalización, la ordenación del territorio, el turismo o las políticas energéticas. En total son 37 propuestas con las que este colectivo, cuyo objetivo es intervenir desde la sociedad civil en las decisiones de poderes públicos y privados, pretende favorecer un creciente desarrollo sostenible para Extremadura. Por ello, el documento ha sido enviado a los principales partidos políticos de la región, con los que se programará un calendario de encuentros próximamente. Desde Iniciativa+1 (I+1) se considera que estas propuestas son “estratégicas, irrenunciables e imprescindibles” para la región, y para su elaboración se ha apoyado en la visión experta de los miembros de la organización, integrada por personas de reconocido prestigio y trayectoria en sus diferentes ámbitos de trabajo, que abarcan todos los sectores productivos. El documento parte de la premisa de que el actual modelo está sustentado “en una sostenible, sana y creciente actividad económica, sin la cual no existe viabilidad de nuestro Estado del Bienestar” y, si bien no se entra a valorar si “éste es el mejor o el único posible de los sistemas”, se centran en analizarlo y hacer propuestas de mejora para la sociedad.

Modelo basado en fortalezas En esencia, el documento aboga por un modelo de desarrollo basado en las fortalezas de la Comunidad, concretamente en la actividad agrícola y ganadera, la ordenación del territorio vinculada a la conservación del patrimonio histórico y medioambiental, las potencialidades en las energías alternativas y limpias, el desarrollo del turismo en todas sus vertientes y en las oportunidades que van a surgir como consecuencia de los desplazamientos demográficos promovidos por las nuevas tecnologías y del deseo de todos los ciudadanos de vivir mejor, con mayor calidad de vida. Una vez definido ese modelo de desarrollo, desde Iniciativa+1 se postula que los dirigentes políticos, con el apoyo de la sociedad civil, “deberían ser capaces de garantizar, mediante leyes y una actividad administrativa eficiente”, el cumplimiento de los objetivos allí fijados que, se insiste, deben ser medibles y su cumplimiento controlado a través de parámetros previamente establecidos. También se invita a crear una “Google Know Extremadura”, que vendría a ser un SIG (Sistema Integrado de Gestión) que integre información accesible a todos para facilitar la planificación y gestión global que deben hacer empresas, sectores y administraciones. “Esto contribuiría a dotarnos en Extremadura de una eficiente herramienta de gestión de la información y el mejor conocimiento de la región”, expone I+1.

‘Marca paraguas Bio’ Otra propuesta se centra en el desarrollo y posicionamiento de una ‘marca paraguas Bio’ que debería incluir no solo producción agroalimentaria, sino también alojamientos y otras empresas turísticas. Esta marca no sería tan solo una imagen, sino que estaría respaldada por un programa de sostenibilidad social, económica y medioambiental, de manera que quien se integre en él se comprometa en un programa de calidad sostenible, propiciando sinergias entre las diferentes líneas de ayuda en marcha. En el apartado de la innovación, se aboga por centrar esfuerzos, públicos y privados, planes de innovación medibles por su resultado, no por el esfuerzo realizado, clarificando los planes de inversión en I+D+i y publicando los resultados empresariales y de generación de empleo obtenidos por ellos. Formación basada en valores La Asociación Iniciativa+1 sostiene que “si realmente estamos pensando en los intereses de la sociedad y no en resultados a corto plazo” se deben propiciar cambios sociales que vengan provocados por una demanda social, algo que, a su juicio, “sólo se consigue teniendo una sociedad culta, responsable y con un alto nivel de profesionalización”. Por ello, defienden la imperiosidad de conseguir que las próximas generaciones dispongan de una formación basada en valores, en el conocimiento del comportamiento del ser humano, y en la especialización en ciertos campos en los que esté centrado el desarrollo de nuestra sociedad, al tiempo que aseguran que “pretender que una región con un millón de habitantes dé todo tipo de formación es un brindis al sol”. En el ámbito de la formación profesional, proponen una liberalización del subsector de fondos públicos para la formación y que se favorezca  la responsabilidad y libertad de cada empresa a la hora de definir sus necesidades de capital humano y de seleccionar y mantener, o no, a sus proveedores. Se debe trazar un plan de formación que responda a la demanda real de cualificación del personal para las empresas, algo que actualmente no se cumple al venir determinado, en gran medida, desde la Administración. En cuanto al sistema educativo obligatorio, estiman que se debe incluir, desde los primeros niveles e impartidas por profesionales expertos en cada área, materias básicas como liderazgo, oratoria, edu-comunicación, que garanticen la formación en habilidades de los estudiantes y no sólo la adquisición teórica de conocimientos, sino el posicionamiento y la formación de la actitud. Igualmente, opinan que es “esencial para estar en el mundo la enseñanza bilingüe”.

Alternativa a las cajas En el apartado financiero, Iniciativa+1 sugiere la búsqueda de una “alternativa a las cajas de ahorro extremeñas”, diluidas en entes bancarios que no tienen el sello de nuestra región “para que nuestro ahorro no se vaya fuera y la ‘pata’ financiera, fundamental, esté al servicio de pequeñas empresas, que son la mayoría, y de proyectos significativos que puedan suponer un importante tirón para la región”. También se propone que las empresas puedan alcanzar, en función de su trayectoria, experiencia, solvencia y profesionalidad, un sello de calidad concedido por la Administración que pueda ser utilizado como aval ante entidades financieras. Cohesión territorial En cuanto al turismo, la Asociación apunta a que precisa de cohesión territorial y de una visión menos localista, por lo que proponen la creación de una nueva figura de gestión turística que aglutine y sustituya a todas las administraciones ya implicadas en la promoción turística y que tenga capacidad ejecutiva. Esta entidad debe desarrollar nuevos Planes Estratégicos de Dinamización Turística, con un carácter transfronterizo, de manera que no sean ni monotemáticos ni localistas, desde equipos especializados multidisciplinares, que sean capaces de ofrecer una visión conjunta y transversal, de la que en la actualidad se carece. También se apunta a la idea de convertir Extremadura en una Toscana para el mundo, diseñando un plan estratégico, en colaboración con urbanistas y gestores del territorio que contribuya a incrementar el asentamiento en la región –largas estancias, segundas residencias, etc.- de población extranjera con poder adquisitivo que valore los parámetros ‘bio’ que representan a la región. Agroganadería Pasando al ámbito agroganadero, Iniciativa+1 recuerda que la población mundial pasará de 6.000 millones de habitantes a 8.000 millones en un período corto de tiempo, por lo que considera fundamental “la inversión en investigación de semillas y estrategias geopolíticas que garanticen la captación de agua”. También se solicita una remodelación de la Política Agraria Comunitaria (PAC) y que se promueva la contención de la subida del coste de las materias primas de las industrias alimentarias, fruto de la especulación. Desde Iniciativa+1 se apoya la puesta en marcha del AVE y la creación de un modelo de desarrollo urbanístico que se ajuste a la actual realidad de Extremadura, diferenciando entre ámbitos rural y urbano, cosa que la actual Ley del Suelo no contempla. En cuanto al sector público, creen necesario disminuir el peso de lo público en favor de la iniciativa privada por lo que se invita a llevar a cabo una reestructuración general de las administraciones territoriales en su conjunto para evitar duplicidades, servicios generales multiplicados, contrataciones de personal innecesarias, etc. También se aboga por buscar una relación entre el coste de la administración y el retorno que ésta aporta a la sociedad, al tiempo que se pide la puesta en funcionamiento, “con carácter urgente e imprescindible”, de la Administración electrónica ya que, según exponen, “ahora mismo se está incumpliendo la ley”. El resto de las propuestas en detalle, en www.iniciativamasuno.com.

Modelo de desarrollo con proyectos estratégicos, sostenibles y eficientes El conjunto de las propuestas pueden consultarse en la web de la Asociación (www.iniciativamasuno.com) pero de entre ellas destacan la necesidad de que se identifiquen un conjunto de proyectos estratégicos y transversales que cuenten con dotación presupuestaria adecuada y procedente de diferentes administraciones, y sustentados en modelos de gestión que posibilite la pervivencia de los mismos con independencia de los cambios coyunturales, políticos y/o económicos que se produzcan. De este modo se conseguiría reducir costes, optimizar recursos y conseguir que los proyectos señalados como cruciales lleguen a buen puerto En la misma línea de búsqueda de la eficiencia en la utilización de los recursos públicos, desde Iniciativa+1 se propone la creación de un mapa regional de recursos que posibilite detectar masas críticas, potencialidades tecnológicas, recursos naturales, así como todos aquellos parámetros que son analizados en el momento de decidir estratégicamente el lugar idóneo para una inversión productiva en Extremadura. Iniciativa+1 cree fundamental que haya un compromiso de los gobernantes en buscar vías de desarrollo económico dentro del marco del desarrollo sostenible, que preserven y pongan en valor nuestros recursos naturales, al tiempo que, a través de la diversificación económica, permitan el mantenimiento de la población en el medio rural. Dicho esto, el colectivo matiza que considera necesario que se lleve a cabo una rigurosa revisión de la delimitación de los espacios que configuran la Red de Áreas Protegidas de Extremadura, que permita establecer cuáles son las zonas que realmente tienen valores ambientales que justifiquen la limitación de algunas actividades económicas

M.R.N.