domingo, 27 de mayo de 2018

Hortensia Vigil (FNEID): “La actividad física no solo evita enfermedades sino que supone un ahorro en gasto sanitario para el Estado”

La Federación Nacional de Empresarios de Instalaciones Deportivas (FNEID) representa a un sector que cuenta con cerca de 16.000 instalaciones en toda España y emplea a unas 75.000 personas. Su actividad supone el 1% del PIB nacional. Constituida en 1997, está integrada por asociaciones autonómicas y provinciales que desarrollan su labor en el campo de la explotación económica de servicios de actividad y ejercicio físico comercial. Hortensia Vigil es su presidenta desde hace cinco años.

M. Martínez García   I    Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.   I    Siga al autor @m_pinciana   I    18/01/2013

Hortensia Vigil Fernández-Pacheco, licenciada en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte por el Instituto Nacional de Educación Física y del Deporte (INEF) y emprendedora vocacional, decidió asumir muy pronto, como empresaria, la tarea de unir a su sector y promover la actividad física entre los ciudadanos. Así, en 2006 asume la presidencia de la Asociación Madrileña de Empresarios de Servicios Deportivos (ASOMED) y un año más tarde se convierte en presidenta de la Federación Nacional de Empresarios de Instalaciones Deportivas (FNEID). La profesionalización de la industria y su reconocimiento como actividad básica para la sociedad y para el tejido económico español son sus principales retos. Es, además, vocal de las juntas directivas de la Confederación Empresarial de Madrid (CEIM) y de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE).

Hortensia Vigil, presidenta de la Federación Nacional de Empresarios de Instalaciones Deportivas (FNEID).

Comenzó con 16 años como profesora de gimnasia, “cuando en España las únicas monitoras de Educación Física salían de la Sección Femenina”, señala. Se formó y pasó a la Administración Pública, donde ha ocupado un cargo de responsabilidad hasta hace poco. Tras convalidar sus estudios en el INEF, pone en marcha junto a una compañera su primer gimnasio en Madrid. Hortensia Vigil ha practicado siempre actividad física. “Gran parte de los empresarios del sector en España hemos sido deportistas federados, no había una formación empresarial, sino una necesidad de dar salida a los que practicaban ejercicio físico a través, entonces, de pequeños gimnasios de barrio, con muchas máquinas porque se hacía mucha musculación y pocas actividades dirigidas”. Inauguró más tarde un centro propio en Moncloa y es defensora del aprendizaje continuo como empresaria y en la vida. Realizó el primer curso para directores de centros deportivos en Madrid y participó en la constitución de una asociación para canalizar sus intereses y defenderse, relata, de los problemas que existían entonces con las instalaciones públicas, con polideportivos que ofertaban actividades similares y que, para ellos, ejercían competencia desleal. Ha sido vicepresidenta de la asociación madrileña, presidenta y, en estos momentos lo es también de la nacional.

El sector ha cambiado mucho en la última década…

Somos una Federación joven, nacida en 1997, pero hemos crecido de manera muy rápida y también han evolucionado los modelos de negocio de forma muy veloz, así que estamos asumiendo los cambios. Las empresas privadas lo hacemos mucho más deprisa que las administraciones y eso es un problema para poder coordinar tiempos y progresos en materia legislativa y formativa. En 12 años el sector ha pasado de la musculación, que acarreaba una mala imagen porque se hablaba de dopaje y de economía sumergida, al mundo del fitness, con instalaciones más grandes y actividades copiadas del extranjero, sobre todo de Estados Unidos, como el aerobic, algunas no muy buenas para la salud. De ahí se pasó a la cultura del agua: hubo que reciclar las anteriores instalaciones y  poner en marcha balnearios urbanos. Ahora estamos en la era de la salud, con toda Europa concienciada de que la actividad física no solo evita enfermedades, en especial de las del siglo XXI, sino que implica un ahorro en gasto sanitario para el Estado. Y se nota. Antes, los jóvenes acudían en busca de belleza, ahora no tanto. Hace cinco años era impensable que tuviéramos como clientes a personas de 70 años al lado de otras de 20 y hoy conviven perfectamente.

¿Cuáles son sus grandes cifras en relación al entorno cercano?

Con el Gobierno Aznar conseguimos una reducción del IVA, pasar al 7%, lo que hizo que el sector se posicionase muy bien con respecto a la Unión Europea, ya que según el último estudio somos los primeros en número de clientes por habitantes, los cuartos en número de clubes, los terceros en volumen de negocio y los primeros en precio medio por cliente. Sin embargo, la subida del IVA nos va a lastrar mucho. Nuestro sector está encuadrado en el del ocio y es una de las cosas que queremos cambiar. Estamos dentro de Educación, Cultura y Deporte pero no somos ocio, sino salud. No se nos puede comparar con cines, discotecas… No curamos, pero sí prevenimos enfermedades y queremos que se recete actividad física.

¿Cómo son las instalaciones que existen en España?

El sector empezó a cambiar con la entrada de las multinacionales, muchas de ellas con un modelo americano de espacios enormes, poca atención al cliente y cuotas genéricas. Pero al español le suele gustar que le hagan caso, que le dediquen tiempo y gran cantidad de este tipo de establecimientos se han vendido y han cambiado de manos. Eso hizo evolucionar también a los espacios más pequeños y ahora está entrando el capital riesgo en la formación de empresas, algunas gracias a concesiones al privatizarse la gestión de grandes espacios públicos. La tipología de gimnasios en España en cuanto al tamaño de las instalaciones responde un poco al tejido empresarial del país: un 28% son pequeños, de hasta 500 metros cuadrados; un 48% medianos, de hasta 1.700 metros cuadrados; y un 24% son grandes gimnasios.

¿Cómo va afectar la subida del IVA del 8% al 21% efectiva desde el 1 de septiembre? ¿Qué fórmulas se están poniendo en marcha para combatirla?

En 2010, cuando Zapatero dijo que el IVA subiría un punto, ya apostábamos por pedir el tipo super reducido, algo viable legalmente al entender el servicio que damos a los ciudadanos como un beneficio social. Cambió el Gobierno, dijo que no iba a subir impuestos y nos hemos encontrado con una subida brutal. Nos hemos entrevistado con políticos responsables de todos los grupos parlamentarios y PSOE y UPyD han presentado enmiendas para retirar la subida al sector. Queremos dejar claro que somos diferenciales. Han salido actores famosos a defender que no suba el IVA en la Cultura, cuando la Salud es más importante, pero no descartamos acciones para que se dé marcha atrás en la decisión. Muchos deportistas de élite tienen instalaciones deportivas y son caras conocidas para hacer presión, o quizá comencemos una recogida de firmas. Buscamos concienciar a la Administración porque logramos ahorros en el gasto sanitario y para que, una vez se decida cambiar el tipo impositivo, seamos los primeros a los que se aplique. Al tiempo, hemos pedido tres medidas fiscales compensatorias. Hemos hablado con el director general de Tributos y el diálogo está abierto para volver a vernos dentro de unos meses.

¿Se han planteado unirse a las reivindicaciones de empresarios del mundo del cine, el teatro…?

Estamos en la Junta Directiva de CEOE y es cierto que hay sectores con los mismos problemas que nosotros, pero los caminos no son tan coincidentes. Desde CEOE se planteó una rueda de prensa conjunta que al final no se dio, así que es difícil. Cuando la vía política se agote, podemos volverlo a intentar. Entiendo que seremos capaces de salir de esta crisis, como de otras, pero ya veremos qué se queda en el camino, esperemos que no sea un sector desmembrado. Parece que la Administración busca un tipo de IVA reducido más bajo, del 13%, y eliminar el super reducido de algunas actividades, pero hasta entonces seguiremos luchando.

¿Qué ocurre en otros países europeos?

La situación es muy dispar. Y además es que, aunque en el norte de Europa los tipos impositivos sean más altos, los sueldos no tienen relación alguna con los nuestros. En Irlanda, cuando el IVA subió del 9,5% al 13,5% hubo que bajarlo al 9% porque fue un desastre para el sector del ocio. Aquí, no sabemos qué ocurrirá. Y en Alemania, que tiene un 19%, existe una medida que pedimos: la posibilidad de que los ciudadanos se desgraven la cuota de la práctica deportiva en su declaración del IRPF. Sin olvidar la competencia que sufrimos desde los Ayuntamientos. No podemos llamarla desleal porque hemos ido a juicio y hemos perdido en última instancia ya que el Estado, al no tener ánimo de lucro, no puede hacerla, pero monta unas instalaciones espectaculares a precios que hacen que muera todo lo de alrededor, cuando nuestros márgenes son tan estrechos. La encuesta realizada en Portugal, que atraviesa una situación similar con la subida del IVA, señala que las instalaciones que no la han repercutido o lo han hecho en porcentajes muy bajos, están pidiendo préstamos para poder pagarlo. Se temen que de aquí a un año haya una hecatombe en cuanto al número de instalaciones.

¿Cómo ha evolucionado la profesionalización y la cualificación en el sector?

Al estar transferidas las competencias en materia de Educación a las Comunidades Autónomas, cada una hace sus propias leyes. Cataluña está por ejemplo bastante adelantada en cuanto a formación para nuestro sector; otras, menos. En la Universidad sí hay formación en gestión deportiva dentro de la especialidad en Educación Física. Sin embargo, la cualificación de los mandos intermedios es deficiente, y la FP. Nuestra familia profesional no se lleva a término. Un monitor que hace un curso de unos meses en una academia puede ir por ejemplo a impartir en unas instalaciones deportivas un curso de aerobic. Pues bien, lo que queremos es que nuestra familia profesional se certifique y cualifique para que los que acudan tengan una formación homologada y también unas tablas salariales en función de esa cualificación, pero es todavía una asignatura pendiente.

"En la Universidad sí hay formación en gestión deportiva dentro de la especialidad en Educación Física. Sin embargo, la cualificación de los mandos intermedios es deficiente, y la FP", ha indicado.

¿Tuvo clara desde muy joven su vocación como empresaria?

Soy por carácter una persona muy comprometida con lo que hago en todo y con este reto intento de forma prioritaria ser lo más justa posible en un sector con grandes diferencias en la gestión entre grandes, pequeños y medianos. Nunca he tenido vocación de empresaria como tal, pero hay que coger el tren cuando pasa por delante y no arrepentirse de lo que uno ha hecho sino de lo que no ha hecho. He sido pionera como mujer en muchas cosas y eso es algo que también me parece importante y me impulsa.

¿Aumenta la presencia femenina en los órganos de representación empresariales?

Es muy difícil. En la Junta Directiva de CEOE, que es enorme, somos media docena por unos 200 hombres. Algunos dicen que lo entienden porque toca así, pero no lo creen en realidad… Cuando siendo vicepresidenta de ASOMED el presidente que lo dejaba me propone asumir el cargo, y lo cuento porque lo comento con él habitualmente y nos reímos, debido a que en la CAM hay una presidenta y porque así será más fácil entendernos… Entonces, le digo que sólo me quiere como florero y lo niega, claro. Pero, aún así, me pareció importante estar, aprovechar la oportunidad y demostrar la capacidad con trabajo y con esfuerzo. Porque en la vida al final todo es trabajo, trabajo y trabajo.

¿Saca tiempo el empresario, el directivo, el autónomo… para practicar deporte? ¿Qué le diría?

La práctica del ejercicio físico es imprescindible, al menos tres días a la semana una hora. Sirve cualquier cosa: desde subir escaleras a andar por el parque, aunque si vienen a nuestras instalaciones mucho mejor. Si ahora hay un 30% de la población que lo hace hay que llegar al 80% porque la gente se encuentra mejor, se previenen enfermedades y engancha. Siempre que la persona esté bien asesorada, porque hay prácticas que a cada uno le gustan más y le motivan.

¿Y cuáles son las actividades más recomendables hoy en día?

Lo primero es saber cómo está cada persona antes de empezar, pero lo más practicado y lo que siempre viene bien es la gimnasia de mantenimiento. La famosa gimnasia sueca contiene los fundamentos del ejercicio, no hay nada nuevo. Hay que practicarlos bien. El ejercicio físico moderado es lo mejor.

 

EL SECTOR DE LOS GIMNASIOS EN ESPAÑA EN CIFRAS…

- 7.740.600 clientes

- 5.630 empresas

- 16.000 instalaciones deportivas de uso privado

- 76.000 trabajadores

- 4.000 millones de euros de facturación anual

- 11,5 millones de personas practican ejercicio físico en España: el 61% son hombres y el 29% mujeres

- 3 horas es la media semanal que se dedica al ejercicio físico

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

FEDECYL

La Federación de Empresarios Deportivos de Castilla y León (FEDECYL) se constituyó en julio de 2005 y sus miembros son asociaciones provinciales de empresas del sector del fitness, el wellness y las actividades físicas y deportivas que operan en la Comunidad. Velar por sus intereses territoriales es su objetivo y cuenta en la actualidad con más de 50 centros asociados. Entre las acciones que ha desarrollado destacan la promoción y la negociación de los convenios colectivos aplicables, la interlocución ante diversos organismos, la gestión de los cursos de formación para trabajadores y desempleados, la organización de congresos y actividades destinadas a la divulgación del sector, como eventos deportivos, así como la mediación en conflictos con los servicios de las administraciones locales.