miércoles, 26 de septiembre de 2018

Financiación “alternativa”: nueva vía para crecer y mantenerse

‘Al mal tiempo buena cara’. Esto debieron pensar muchos emprendedores que, ante la situación de crisis económica española, han hecho de este refrán una premisa, posibilitando de nuevo la fluidez de crédito y la financiación para pymes. La crisis económica, y en gran medida la reestructuración del sector financiero, el aumento de riesgo de impago por parte de los adeudados y las nuevas normas sobre el capital han motivado a la mayoría de entidades bancarias a “cerrar el grifo” de la financiación y, por ende, limitar hasta niveles extremos la concesión de préstamos y créditos a particulares y pymes. Si bien, ante este panorama, las pequeñas y medianas empresas, fuertemente afectadas por la situación actual y la caída de la demanda nacional, han decidido plantear soluciones a sus dificultades, buscando nuevos mercados o reestructurando su modelo de negocio.

Sin embargo, para hacer esto es necesaria la ayuda financiera y he aquí el gran problema de la crisis española y de su ralentización en el tiempo, pues es obvio adivinar que si el crédito no fluye, y las empresas no pueden hacer frente a sus pagos, la morosidad aumentará y con ella, el despido de personal y la incompetitividad empresarial. Pese a ello, las entidades financieras no destensan la cuerda y mantienen su estrategia. Frente a esta situación y para dar respuesta a la necesidad del tejido productivo español, han sido múltiples las plataformas de financiación “alternativa” a los bancos que han surgido en los últimos años. Una explosión de vías y canales de desintermediación bancaria que, poco a poco, están permitiendo a las empresas españolas conseguir liquidez al margen del sistema bancario. Bussines angels, capital riesgo, financiación distribuida, modelos peer to peer, crowdfunding, crowdlending, mecenazgo o colaboración en red son algunos ejemplos de estas nuevas formas de financiación colectiva que, aplicadas en cualquier sector y área de actividad, están impulsando y facilitando la ardua tarea de las empresas de sobrevivir a la crisis y recuperar la competitividad y calidad de servicios.

Crowdfunding y crowdlending

El crowdfunding es una de las nuevas vías de financiación colectiva más populares entre los emprendedores, al ser un instrumento de inversión en forma de capital, enfocado a nuevos proyectos, star ups o empresas de reciente creación, con grandes expectativas de crecimiento. Aunque en España este tipo de plataformas y modelos de negocio son relativamente nuevos, poco a poco se van asentando. Tanto es así que, en el caso del Crowdfunding, el importe en fondos conseguidos por estas plataformas en España y Latinoamérica asciende ya a 18,6 millones de dólares, cifra aún pequeña comparada con el importe mundial de 2.700 millones de dólares. Si bien, del total de 62 plataformas de Crowdfunding en España y Latinoamérica, España es el país de habla hispana con mayor número de plataformas activas (47), seguido de Argentina con 6. Además del crowdfunding, existen otras opciones de financiación alternativa como el Crowdlending, en este caso dirigido a empresas con años de experiencia en el mercado y cuyos inversores prefieren recibir retorno, es decir, obtener rentabilidades medias (entre el 6% y el 10% de intereses) y a la vez asumir un riesgo bajo. Esta plataforma sirve para financiar empresas que hayan demostrado su solvencia (en torno a 2-3 años) y ofrecen un buen rendimiento a los inversores que prestan sus fondos. Estos dos modelos han experimentado un crecimiento exponencial en los últimos años,y ya son muchas las empresas que se apuntan a estas vías que, por cierto no son las únicas. También como financiación colectiva ha vuelto a resurgir el mecenazgo, entendido como el patrocinio otorgado a artistas, literatos o científicos con el fin que ayudar a desarrollar su trabajo o realizar su obra. Esta fórmula de financiación, casi tan antigua como el propio arte, sigue existiendo hoy día y ha permitido que muchas obras de cantantes, escritores o cineastas vean la luz, gracias a la recolecta de fondos por parte de usuarios, sobre todo en Internet. A partir de la aportación altruista por parte de usuarios de la cantidad que estimen oportuna, se financian proyectos que, de otra manera y sin esta posibilidad de financiación colectiva, probablemente no se habrían hecho realidad.

Fondo de Ayuda a Empresas CESCE

Además de las anteriores, también han surgido otras vías de financiación alternativa como el Fondo de Apoyo a Empresas, lanzado por el CESCE. Se trata de un canal de financiación que facilita a las compañías la obtención de liquidez, para evitar tensiones de tesorería, hacer frente a la morosidad, mantener un correcto flujo de caja y evitar cualquier demora en los pagos. Con un tipo de interés del 4,75% y un plazo máximo de respuesta de seis días, el Fondo satisface las necesidades del mercado con una fuente de financiación no cíclica, y que carece de venta cruzada de otro tipo de productos. Pero ¿cómo es posible ofrecer estas condiciones? El director Comercial de España y Portugal de CESCE, Alejandro Gandía, explica que es posible porque tanto el CESCE como el resto de patrocinadores invierten en el propio Fondo sus excesos de tesorería, “no para realizar operaciones especulativas, si no para ayudar a las empresas a paliar los efectos de la crisis”. Este Fondo cuenta con un monto inicial de 60 millones de euros, aportados a partes iguales por CESCE y su tres sponsors Mutua, Ferrovial y Técnicas Reunidas, pero tiene una previsión de alcanzar los 200 millones de euros a finales de este año. Habida cuenta de la buena acogida del Fondo, Gandía asegura que éste se mantendrá durante los próximos ejercicios, porque tal y como anticipan los principales analistas, la ausencia del crédito seguirá, siendo una constante durante la primera parte de 2014. Si así fuere, tomen nota de estos nuevos canales de financiación alternativa que, sin duda, están siendo un bálsamo para muchas pymes que, sin ellos, no habrían podido superar algunos obstáculos de la crisis ni mucho menos, ganar la carrera.