sábado, 22 de septiembre de 2018

Expertos abogan en Valladolid por reforzar la relación entre la ética y las finanzas

“La relación entre las finanzas y la ética es real y debería ser convenientemente reforzada”. Así lo expresó la semana pasada en Valladolid José Luis Fernández, docente de la Universidad de Comillas y coordinador de la reunión de profesores de las universidades de los jesuitas de España (Unijes) que, con el título Ética y Finanzas, se celebró en la Escuela de Ingeniería Agrícola (Inea), adscrita a la Universidad de Valladolid. El experto defendió que las finanzas son un producto humano, por lo que son las personas quienes, buscando la eficiencia en la gestión de los capitales y tratando de cubrir riesgos, desarrollan productos financieros que otros están dispuestos a adquirir a cambio de una rentabilidad. Se trata, pues, “de decisiones que tienen una inequívoca dimensión moral", apuntó.

Los asistentes iniciaron la preparación del manual 15 de la colección Ética de las profesiones, que tienen previsto publicar a principios de 2013. Ya existe un primer esbozo y propuestas concretas como el análisis del sentido social de las finanzas en el actual contexto económico: ¿Para qué sirven? ¿Para qué podrían servir? “Sin finanzas no es posible transformar la realidad, son un medio, no un fin en sí mismas”, propone el borrador. Un segundo bloque del estudio se dedicará a los agentes involucrados en el sistema financiero: ahorradores, brokers, agencias de valores, bancos… y al análisis de la relación de la gente con el dinero. Desde el punto de vista de los asistentes al encuentro, esta relación individual se trataba en los manuales de moral, que sin embargo han quedado relegados. “Consideramos que habría que rescatarla”, expusieron.

Durante la reunión, se desgranaron aspectos financieros desde el punto de vista ético y, como conclusión, se consideró que las administraciones públicas deberían legislar bien y los entes reguladores hacer cumplir la legislación: “Cada vez es más evidente la necesidad de apelar a instrumentos supranacionales para armonizar lo financiero; de la crisis no se sale individualmente”, señalaron. Como ejemplo en el uso responsable y ético de lo financiero se propuso la Banca Ética y la Inversión Socialmente Responsable. En cuanto al papel de los profesionales, los expertos subrayaron la importancia de “hacerles sensibles a una dimensión ética y no sólo técnica” y respecto al rol del ciudadano en la cadena financiera, la propuesta fue que la opinión pública “sea formada y la gente sepa que con el dinero se pueden hacer grandes cosas: unas buenas y otras malas”.

Redacción