jueves, 25 de febrero de 2021

El Puerto de Sevilla adjudica el concurso para la construcción y gestión de una nueva terminal en la dársena del Cuarto

Un buque en la zona de la esclusa del Puerto de Sevilla Un buque en la zona de la esclusa del Puerto de Sevilla

El primer Consejo de Administración de la Autoridad Portuaria de Sevilla (APS) de 2021 arranca con un acuerdo clave para incrementar la capacidad de las instalaciones graneleras y para mercancía general, y permitirá avanzar en el desarrollo de los terrenos portuarios hacia el sur. Dentro de la estrategia de reordenación de usos y zonas del Puerto de Sevilla, el Consejo ha aprobado la adjudicación a favor de Almacenes y Depósitos Portuarios (Aldeport) del concurso público para la construcción y gestión de una nueva terminal polivalente en la dársena del Cuarto durante 50 años.

En la oferta presentada por Aldeport, la inversión privada asciende a 5,4 millones de euros para obra civil destinados a la adecuación de una parcela de 32.194 metros cuadrados. El proyecto incluye la construcción de 150 metros lineales de muelle con dos Duque de Alba en cada extremo para el atraque de dos buques de forma simultánea. Además, la empresa adjudicataria habilitará una explanada para el acopio de mercancías de 25.364 metros cuadrados y dotará la terminal con dos grúas hidráulicas.

En cuanto a medios tecnológicos para mejorar la operativa, la terminal incluirá básculas automáticas, estará contralada a través de videovigilancia y los clientes podrán hacer seguimiento de las mercancías movidas a través de la página web de la empresa.

Aldeport presta servicio en todos los eslabones de la cadena logística y cuenta con una amplia experiencia en el sector portuario, en especial en el transporte, almacenaje y manipulación de graneles sólidos. En el Puerto de Sevilla dispone de otras instalaciones dedicadas a la logística del cereal. En concreto, cuenta con dos naves de 5.000 metros cuadrados cada una que atiende a las fábricas harineras instaladas en el área portuaria, así como a los cerealistas que mueven su carga por Sevilla; y opera en muelle público y en una terminal situada junto al Puente del Centenario.

La adjudicación aprobada hoy en Consejo supondrá una nueva oportunidad para que Sevilla crezca y prospere de la mano de su puerto. "Se trata de una nueva concesión, que promueve la colaboración público-privada, que se suma a las 120 concesiones administrativas que conforman puerto", ha destacado el presidente, quien también ha valorado la "fuerte apuesta de la iniciativa privada al ser el Puerto de Sevilla un puerto atractivo y de futuro".

"La nueva terminal de Cuarto dotará el puerto sevillano con nuevas infraestructuras, maquinaria y medios tecnológicos para el movimiento de graneles sólidos, líquidos y mercancía general; e impulsará el traslado de la actividad comercial hacia el sur, dejando espacio para los desarrollos más urbanos puerto-ciudad", ha destacado el presidente. Asimismo, la ubicación estratégica de la terminal, junto al acceso directo del Puerto a la SE-40 y al anillo ferroviario, reforzará su posición multimodal al poder combinar todos los modos de transporte.

Optimizar la navegación, clave de futuro

En rueda de prensa posterior al Consejo el presidente ha informado sobre el balance anual. "2020 ha sido un año marcado por la pandemia en el que hemos avanzado en tres importantes líneas de trabajo. Primero, hemos acelerado al máximo la transformación digital del Puerto de Sevilla con la puesta en marcha de una Oficina de Proyectos Tecnológicos con la que mejoraremos la gestión de los servicios portuarios, aprovecharemos al máximo todo el potencial de nuestras infraestructuras y optimizaremos cada eslabón de la cadena logística", ha señalado el presidente.

"Segundo, hemos iniciado el camino hacia el puerto del futuro con la adjudicación de la nueva terminal del Cuarto y con los trabajos para el diseño del nuevo distrito urbano portuario", ha continuado. "Por último, hemos lanzado un proyecto para la optimización de la navegación en base al conocimiento científico y a técnicas innovadoras que permitan la entrada de buques con más carga, todo bajo el enfoque 'Trabajar con la naturaleza' como venimos haciendo", ha añadido. Esto supone en realidad dejar de lado el dragado de profundización del canal de navegación del Guadalquivir. Un proyecto que ha generado polémicas y encontronazos de todo tipo y que contado con los informes medioambientales contrarios de la Comisión Europea y los tribunales.

Buen comportamiento pese a la pandemia

En cuanto a la actividad comercial, los tráficos más destacados son el ferroviario, graneles líquidos y abonos. Crece el tren un 6,6% con 55.131 TEU, siendo 2020 año récord según el número de TEU, y aumentan los trenes un 7,8% con 1.167 unidades. "Desde el Puerto de Sevilla conectamos regularmente con Madrid, Bilbao, Sines y Valencia; y de forma puntual con Córdoba", ha subrayado Rafael Carmona.

Por tipología de tráfico, los abonos naturales y artificiales crecen una media del 16% superando las 750.000 toneladas, y el granel líquido suma 346.907 toneladas (+18,2%).

Además, en 2020 la APS ha constatado que aumenta el tamaño medio de los buques que entran en el Puerto de Sevilla. Sobre el total de la flota (exceptuando líneas regulares y cruceros), el porcentaje de buques de 100 a 160 metros de eslora ha pasado de un 39,4% en 2018 a un 45,3% en 2020. Datos que refuerzan la apuesta de la Autoridad Portuaria por crecer de acuerdo al conocimiento científico del comportamiento del río y las mareas, es decir, de la navegabilidad del estuario del Guadalquivir.

Sin embargo, los efectos de la pandemia se han dejado notar en el tráfico de mercancía contenerizada. Debido a las limitaciones de movilidad y a la afección al turismo provocada por la propagación de la Covid-19, el tráfico de contenedores -principalmente con las Islas Canarias- ha descendido un 7,6% pasando de 136.636 TEU en 2019 a 126.161 en 2020.

En términos generales, el balance de tráfico ha cerrado con 4,2 millones de toneladas (en 2019 el Puerto de Sevilla movió 4,3 millones). El volumen de mercancías transportadas ha descendido un 3,6%, siendo el de Sevilla uno de los puertos españoles que menor contracción del tráfico ha experimentado en esta situación de pandemia.