jueves, 24 de mayo de 2018

El plan para crear empleo olvida 161.000 millones de fraude fiscal

Gestha lo ve “desenfocado” y estima que el empleo sumergido mueve 82.500 millones de euros

Los técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha) han considerado que el Real Decreto Ley aprobado por el Consejo de Ministros para aflorar empleo oculto está “desenfocado”, al centrar la lucha contra la economía sumergida “única y exclusivamente” en el fraude laboral y “olvidar” el fraude fiscal, que estima en 161.000 millones de euros. En este sentido, los técnicos de Hacienda recordaron que el empleo sumergido viene favorecido por la existencia de dinero negro, e incidieron en que la economía sumergida en España mueve anualmente 245.000 millones de euros, esto es el 23,3% del PIB, de los cuales 161.000 millones proceden de la vertiente fiscal sumergida y el resto (82.000 millones) deriva del empleo irregular. Para Gestha, resulta “obvio” que con las “modestas” prestaciones por desempleo (853 euros mensuales de media) y más de 1,2 millones de parados que no reciben ninguna prestación contributiva ni asistencial, una gran parte de los 4.910.000 desempleados recurran a la economía sumergida para afrontar sus pagos. Aún así es “un primer paso” Aún así, admitieron que el Gobierno introduce un “avance” al reconocer la existencia de economía sumergida, al tiempo que valoraron que el Ministerio de Trabajo de un “primer paso” para reforzar la Inspección de Trabajo con la creación de una nueva escala de subinspectores especializados en Seguridad y Salud. En este sentido, Gestha confió en que el Ministerio de Economía siga los pasos iniciados por Trabajo con los cuerpos de Auditoría, Contabilidad, Inspección y Aduanas, con el reconocimiento de mayores responsabilidades en el control del gasto público y en la prevención del fraude fiscal, la economía sumergida y el blanqueo de capitales.

Incentivos “insuficientes” Por otra parte, los técnicos de Hacienda consideraron que los incentivos planteados son “insuficientes” para aflorar el empleo sumergido, y lamentaron que los trabajadores verán reducido su historial laboral “injustamente”. Como otra “dificultad” del plan, Gestha señaló la obligación de que las empresas justifiquen a Hacienda el origen del dinero negro con el que se pagaron los salarios irregulares, con lo que, a su juicio, se destruye la presunción de veracidad de la contabilidad. “La investigación tributaria podría atribuir ese dinero negro a ventas ocultadas al fisco, exigiendo el IVA y el Impuesto de Sociedades evadido, los intereses de demora y las sanciones tributarias”, advirtieron.

Casi el 8% del PIB en “sumergido” Días antes de ser aprobado por el Consejo de Ministros el citado Real Decreto, los técnicos de Hacienda calculaban que el empleo sumergido mueve unos 82.500 millones de euros, lo que supone casi un 8% del PIB anual, y aseguran que la implantación de las medidas adecuadas permitirían recaudar cada año más de 13.000 millones adicionales procedentes de la Seguridad Social.

11.549 millones en Andalucía Ante la inminencia de la aprobación del Real Decreto Ley para el afloramiento y control del empleo sumergido, el colectivo recalcaba que los mercados laborales que esconden más empleo irregular son Cataluña (28.937 millones de euros), Madrid (12.351 millones), Andalucía (11.549 millones), Comunidad Valenciana (8.347 millones), Galicia (4.702 millones) y Castilla y León (4.612 millones). Por otro lado, Gestha señala que otra muestra del alcance del empleo no declarado en el conjunto de la economía sumergida en España es el elevado número de irregularidades descubiertas por la Inspección de Trabajo y Seguridad Social (ITSS), que en 1,2 millones de actuaciones realizadas en 2010 registraron casi 100.000 infracciones en acta. En total, las sanciones derivadas de estas actuaciones rondaron los 250 millones de euros anuales y afectaron a más de 570.000 trabajadores a nivel nacional. Ante esta situación, los técnicos de Hacienda proponen la aplicación de un plan “más ambicioso y de amplio” calado que incluya también medidas específicas contra el fraude tributario. Así, recuerdan que la economía sumergida alcanza actualmente el 23,3% del PIB en España, lo que supone cerca de 245.000 millones anuales, de los que 161.647 millones de euros, el 65,9%, proceden del fraude fiscal, por lo que insta a que el plan del Gobierno “no deje a un lado” otro tipo de actuaciones.

Extremadura registra 6.200 parados más en primer trimestre

La Encuesta de Población Activa (EPA) del Instituto Nacional de Estadística indican que, el paro ha subido un 5,21% en la región, situándose la cifra total de desempleados en 1250.000; a nivel nacional, se rozan los 5 millones de parados. Cabe añadir que, a lo largo del primer trimestre del año, en la región, había 498.600 personas activas, 1.600 más que en el trimestre anterior, +0,33%; sobre la ocupación, ha bajado en 4.600 personas, 373.600 personas ocupadas. Por provincias, en la pacense, hay 88.800 parados y, 237.300 ocupados, siendo la tasa de desempleo un 27,22% y, la de actividad del 57,80%; mientras, en Cáceres, son 36.200 las personas desempleadas y 136.300 las ocupadas, una tasa de paro del 20,98%, frente una tasa de actividad del 50,21%. Junto con ello, los datos de la EPA indican que, en la región, hay 65.300 hombres parados y, 224.500 ocupados, mientras que, el número de mujeres desempleadas asciende a 59.600 y, las ocupadas son 149.100. Por sectores, sin embargo, el comportamiento durante el último trimestre difiere considerablemente de la media española.

Andalucía suma 60.200 desempleados, un 5,3% más

Andalucía se acerca peligrosamente al 30% de paro, la misma barrera psicológica que en España supone la de los cinco millones de desempleados. Según los datos de la EPA del Instituto Nacional de Estadística, la región ha cerrado el primer trimestre con una tasa del 29,68%, es decir, se sitúa a casi tres décimas de la temida cota. Este repunte se produce después de que 60.200 personas más hayan pasado a engrosar las listas del Servicio Andaluz de Empleo (SAE) entre enero y marzo. En términos intertrimestrales representa un 5,34% más –la media nacional se sitúa en el 4,55%–, y en interanuales un 9,87% (en España el 6,45%). Con este dato, Andalucía es la comunidad que más nuevos desempleados genera, seguida de Cataluña y Valencia, con 40.900 y 24.000, respectivamente. Sólo tres autonomías logran reducir sus cifras –Madrid (3,68%), La Rioja (1,33%) y Canarias (0,63%)– además de la ciudad de Melilla (6,45%). Por lo tanto, la región andaluza no sólo es la que tiene la tasa de paro más elevada tras superar a Canarias, sino también la que más empleo pierde en el primer trimestre.

M.R.N.