lunes, 18 de junio de 2018

El gran consumo pierde más de mil millones y 8.000 empleos por los recortes en innovación

Vista de una galería de un centro comercial (Pixabay) Vista de una galería de un centro comercial (Pixabay)

La inversión en innovación es rentable. No se trata ni mucho menos de un mantra, ni de una frase hecha, por utilizada. Así lo pone de manifiesto un informe elaborado por las firmas Promarca y KPMG sobre el sector de gran consumo en España, que asegura que de haberse mantenido los niveles de innovación de 2010, el gasto de los hogares en las 22 categorías de producto analizadas habría podido crecer en más de 1.100 millones de euros en 2015, y se podrían haber generado hasta 8.100 empleos más.

El informe elaborado por KPMG sobre la innovación en este sector fundamental para la economía española (alimentación, bebidas, droguería, perfumería, e higiene personal), bajo el título "Impacto económico de la innovación en el sector de Fast Moving Consumer Goods", analizando 22 categorías de producto durante el periodo comprendido entre enero de 2012 y enero de 2016, llega a conclusiones claras y bastantes contundentes.

La principal de ellas es que se identifica un efecto positivo de la innovación sobre el comportamiento de las categorías de producto en las que más se desarrolla, lo que provoca una expansión del mercado y un crecimiento del PIB y del empleo del sector.

Efecto arrastre

Según sus promotores, se trata de conclusiones muy relevantes que afectan al crecimiento del mercado, ya que según el estudio de KPMG "el desarrollo de productos innovadores en las categorías impulsa el volumen de ventas y revaloriza el tamaño del sector". Y, además, añade: "la innovación no solo incrementa las ventas del producto innovador, sino que provoca un efecto arrastre al aumentar las ventas del resto de productos no innovadores dentro de la categoría".

En este sentido, el informe desgrana que las ventas de las 22 categorías analizadas se hubiesen incrementado en más de 1.100 millones de euros en 2015 con los niveles de innovación existentes en 2010. Es decir, de no haber mediado los recortes. Asimismo, la contribución al empleo directo de las 22 categorías analizadas es de 122.000 empleos, pero de haberse mantenido los niveles de innovación previos a la crisis esta cifra podría haberse visto incrementada en 2.700 empleos adicionales, que podrían haber alcanzado los 8.000 si se tiene en cuenta el arrastre sobre el empleo indirecto.

Valor innovacion

Innovación en productos

Ignacio Larracoechea, presidente de Promarca, ha destacado que "el estudio deja claro que la innovación es fundamental para el crecimiento del PIB y del empleo en el primer sector industrial de España y es un dinamizador de la economía en su conjunto. Por ello, las Marcas de Fabricante se esfuerzan por ser competitivas, innovar y crear valor añadido: son responsables de 9 de cada 10 nuevos productos en el mercado, generan más de 1 millón de empleos y suponen el 7,4% del PIB".

Los datos analizados muestran que las categorías de chocolates, postres preparados refrigerados y panadería industrial, galletas, helados, aguas, yogur y leche fermentada, cereal, patatas fritas y otros fritos son aquellas que mayor esfuerzo innovador presentan. En un segundo grupo, se encuentras las bebidas refrescantes, leche líquida, aceite, infusión, fiambre, patés y quesos, platos elaborados, margarina, categoría baby y zumos. Finalmente, las categorías con menor esfuerzo innovador son las conservas vegetales y las verduras congeladas.

Para elaborar el informe, KPMG ha diseñado un modelo econométrico aplicado a un panel de datos que recoge las 22 categorías de productos para el periodo comprendido entre enero de 2012 y enero de 2016.