miércoles, 26 de septiembre de 2018

El crédito al consumo dobla su crecimiento en un año

Imagen de un centro comercial (Pixabay) Imagen de un centro comercial (Pixabay)

La inversión nueva en financiación al consumo experimentó crecimientos del 6,8% en 2014 y 12,6% en 2015, hasta situarse en 36.222 millones de euros en el último año.

En un contexto de recuperación del gasto de las familias y mejora en las ventas de automóviles, asegura el Observatorio de Informa, la inversión finalista en consumo continúa de manera clara la senda de crecimiento.

Incremento en el crédito al consumo

En 2015 el crédito concedido por establecimientos financieros de crédito y otras entidades especializadas en crédito al consumo se incrementó un 16,6%, hasta los 18.641 millones de euros. Esta cifra supuso el 51,5% del volumen total de inversión nueva, porcentaje que viene ampliándose en los últimos años.

Por su parte, las entidades de depósito están perdiendo cuota de mercado, generando en 2015 una inversión nueva de 17.581 millones de euros, el 48,5% del total, lo que supuso un aumento del 8,7% respecto a 2014.

Las previsiones a corto y medio plazo apuntan a un mantenimiento de la tendencia de crecimiento de la demanda de crédito al consumo, favorecida por el aumento del gasto de los hogares en bienes y servicios, y la apuesta de las entidades por esta línea de negocio, subrayan desde el Observatorio.

 Credito consumo

De este modo, se estima que el volumen de crédito al consumo concedido por el conjunto de entidades de crédito registrará al cierre de 2016 un incremento de en torno al 16%, correspondiendo el mayor dinamismo al segmento de automoción. Lo que supone en la práctica doblar el aumento experimentado en 2014.

Informa augura que la inversión nueva de establecimientos financieros de crédito y otras entidades especializadas en financiación al consumo continúe creciendo a un ritmo superior, por lo que estos operadores seguirán ganando cuota de mercado frente a las entidades de depósito. Tendencia que también se constata en el segmento de la banca comercial en relación con los nuevos actores surgidos de la revolución tecnológica.

Los movimientos corporativos han afectado tanto al ámbito de las entidades de banca comercial como al de las entidades especializadas en financiación, impulsando el grado de concentración de la oferta.

En 2015 las dos primeras entidades de crédito reunieron de forma conjunta el 27% de la inversión nueva total, mientras que las cinco primeras concentraron el 43% y las diez primeras el 63%.