viernes, 21 de junio de 2019

El barómetro que le pone números a la conciliación personal, familiar y laboral

El Informe sobre conciliación en Andalucía ha contado con la colaboración de Cepsa y Junta El Informe sobre conciliación en Andalucía ha contado con la colaboración de Cepsa y Junta

A mismo trabajo realizado, mismo sueldo; compartir las cargas familiares entre mujeres y hombres; romper el techo de cristal que en la mayoría de casos supone la maternidad, es avanzar en la equidad social y empresarial. A la par que las políticas de igualdad, la conciliación de la vida personal, familiar y laboral se ha convertido en factor diferenciador entre aquellas sociedades más justas y desarrolladas, de aquellas aún no lo son; entre empresas y corporaciones con las luces largas del futuro encendidas, de aquellas que aún miran con el rabillo del ojo por el retrovisor.

En un mundo en el que las innovaciones son crecientes y en el que la tecnología transforma a velocidad de vértigo los modos de producción y la prestación de los servicios, la conciliación en su sentido más amplio, junto con el cambio climático, el nuevo reparto del trabajo y la redefinición del poder geopolítico, son los grandes retos a los que nos enfrentamos como sociedad en este nuevo tiempo.

Pero ¿en qué queda la conciliación sin número, datos, ni medidas? Sin ningún seguimiento y estadística. Aunque como muchos temas sociales no es cuestión de exactitud matemática sino de dibujar un mapa, una guía con la que podamos conocer hacia donde vamos como sociedad.

Esto es lo que pretende el Informe sobre la evolución en Andalucía del estado de la conciliación de la vida personal, familiar y laboral Índice efr18, elaborado por la Fundación Másfamilia en colaboración con Cepsa y el apoyo de la Junta de Andalucía.

Un informe que hace un chequeo del estado de la conciliación en la comunidad en el periodo 2008-20017 a través de 77 indicadores, consensuados por expertos, con el objetivo de hacer una foto cercana y de aproximación. Además, también incorpora la percepción que los ciudadanos tienen de la evolución, en muchos casos como experiencia personal.

Conclusiones de los principales indicadores, tomando como referencia el año 2008 con un cómputo del 100%, los datos apuntan a una mejora de 5,3% en el Índice efr. Detallamos los aspectos más significativos y relevantes del informe en cinco puntos.

Tras la crisis: A pesar del fuerte impacto que supuso la crisis a partir de 2008, afectando de lleno a las políticas públicas relacionadas con la conciliación en el período 2014-2017, se "ha recuperado todo el terreno perdido en el apartado social", asegura el informe.

En la empresa: Uno de los factores estabilizadores importantes ha sido la empresa. En este ámbito, el crecimiento de los indicadores ha sido más continuado y uniforme, llevando a un incremento positivo de este capítulo de un 10,9%. Los aspectos responsables de este crecimiento han sido gestión de la conciliación (+23%), reputación empresarial (+22,5%), responsabilidad social empresarial (+9,7%), competitividad y productividad (+7,2%) y calidad laboral (+1,9%), mientras que el dato en negativo es el de diversidad laboral (-2,1%). Todo ello en una comunidad en la que la práctica totalidad del tejido productivo está compuesto por pymes y autónomos.

En lo social: Además de los aspectos empresariales, los que más han contribuido a la mejora en este periodo han sido indicadores sociales tales como la situación de la infancia (+16,1%), la generación de condiciones de igualdad de oportunidades (+3,6%) y las políticas de familia (+2,5%).

Problemas de fondo: Sin embargo, hay un claro empeoramiento en capítulos como la natalidad y la demografía con un claro y preocupante envejecimiento de la población, lo que resta al índice un 13,1%. También se produce un deterioro en salud pública (-10,3%) y en la situación económica y de empleo con un (-2,1%).

Comparativa nacional: La evolución de la conciliación en Andalucía está alineada con el barómetro estatal del Índiceefr18. El incremento nacional es apenas una décima superior al andaluz y se sitúa en el (+5,4%).

Pese a que el balance global del Índice muestra una mejora en relación con los principales temas que afectan a la conciliación, los ciudadanos no lo perciben así. Y es algo que resaltan desde la Fundación Másfamilia. Abogan por una mejor pedagogía de estos temas por parte de administraciones y corporaciones, y una mayor comunicación. En Andalucía, al igual que en el resto del país, la percepción de la ciudadanía es claramente negativa para el período analizado.