lunes, 22 de octubre de 2018

El alcalde de Sevilla quiere que la ciudad acoja la Cumbre Iberoamericana

El economista y político Enrique Iglesias recibe el nuevo galardón El economista y político Enrique Iglesias recibe el nuevo galardón

El alcalde de Sevilla, Juan Espadas, ha propuesto ante un nutrido grupo de empresarios y personalidades políticas e institucionales que todos trabajen a una para traer a la ciudad la celebración de una de las Cumbres Iberoamericanas de Jefes de Estado y de Gobierno, con motivo del arranque en 2019 de las conmemoraciones del V Centenario de la vuelta al mundo de Magallanes. Y lo hizo en la entrega del primer Premio Iberoamericano Torre del Oro, otorgado a Enrique Valentín Iglesias, economista, político y escritor uruguayo de origen español, a quien interpeló directamente para que se sume a esta iniciativa.

El alcalde sevillano lanzó esta intención, esta apuesta y la enmarcó dentro de la estrategia de la ciudad por recuperar protagonismo internacional y, en especial con Iberoamérica. "No por ocupar un lugar que no nos corresponde", dijo, sino porque la capital andaluza siempre ha sido una ciudad abierta y universal, porque está en su ADN y en su historia. Y el objetivo de su gobierno es, aseguró, "posicionar la ciudad donde debe estar en un mundo interconectado y globalizado, con una relación hermanada y estrecha con los países latinoamericanos".

El mensaje de Espadas no pudo estar más medido y buscar un escenario más oportuno e idóneo. En su discurso de cierre de la primera edición del Premio Iberoamericano Torre del Oro, impulsado la Cámara de Comercio de Sevilla y la Fundación Cajasol. Como inicio de andadura, el reconocimiento no ha podido ser con mayor fuste, al ser otorgado a uno de los gigantes que ha trabajado con más ahínco por crear una comunidad iberoamericana fuerte, robusta y con peso internacional. 

El galardonado ha sido Enrique Iglesias primer presidente del Banco Central de Uruguay, secretario ejecutivo de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe de las Naciones Unidas; secretario general de la Conferencia de Naciones Unidas sobre Fuentes de Energías Nuevas y Renovables, ministro de Relaciones Exteriores de Uruguay y presidente de la Reunión Ministerial que dio inicio a la Ronda de Uruguay del Acuerdo General sobre Aranceles y Comercio (GATT) y la posterior creación de la Organización Mundial del Comercio.

Entre 1988 y 2005 presidió el Banco Interamericano de Desarrollo y de 2005 a 2014 sirvió como primer Secretario General Iberoamericano. En 2013 fue designado miembro del Grupo de Alto Nivel para la Alianza de Civilizaciones por el Secretario General de Naciones Unidas, doctor honoris causa por varias universidades de América y Europa, y distinguido con numerosas distinciones y reconocimientos internacionales como el Premio Príncipe de Asturias y la Orden del Toisón de Oro, entre otros.

Iglesias, primer Secretario Iberoamericano a cargo de las Cumbres Iberoamericanas de Jefes de Estado y de Gobierno, en su agradecimiento reconoció su "vieja vinculación de muchas décadas con Andalucía y los estrechos vínculos de amistad con buenos amigos de esta región." Su exposición estuvo dedicada a destacar los grandes problemas del cambio en el mundo de hoy y lo que ellos significan como desafío para la comunidad bberoamericana y a su vez la apertura de nuevas posibilidades tanto a gobiernos, como a empresarios y a la sociedad civil.

Iglesias se muestra optimista ante el futuro y el potencial de la comunidad iberoamericana, a pesar de los desafíos actuales

Puso énfasis en particular en varios rasgos de la actual coyuntura internacional, caracterizada por un verdadero cambio de época, lleno de incógnitas y riesgos pero también abriendo "inmensas posibilidades al desarrollo económico, social y político del mundo y en ese contexto a la Iberoamérica".

Un mundo con claroscuros

Puso el acento en particular en los impactos de la tecnología y la innovación, los activos y pasivos de la globalización, en los grandes cambios en las sociedades iberoamericanas y su impacto en la vida política y la dinámica de esas sociedades, en las nuevas competencias entre los dos grandes gigantes del mundo actual, China y Estados Unidos, que están señalando un gran cambio en la estructura mundial desplazándose del Oeste al Este y en el debilitamiento de la red de instituciones internacionales que hoy rigen en las relaciones económicas y políticas del mundo.

A partir de esos puntales del cambio en marcha, destaca grandes desafíos en las prioridades a la acción de la política, a las nuevas relaciones económicas, a la colaboración tecnológica y en especial, al desarrollo de las fuerzas culturales de Iberoamérica.

Iglesias destacó las Cumbres Iberoamericanas como la mayor y más importante iniciativa política de España desde la Independencia y en particular señaló el papel central en la iniciativa y el desarrollo de esas Cumbres de la Corona Española tanto en la figura del Rey Juan Carlos, gran impulsor de la incitativa y asiduo participante, y al Rey Felipe, figura infaltable en todas las transiciones de gobiernos democráticos y en su permanente vocación iberoamericana.

El encargado de hacer la semblanza sobre el homenajeado fue Miguel Sánchez Montes de OCA, representante de la Cámara de Comercio de Sevilla en la Asociación Iberoamericana de Cámaras de Comercio (AICO), quien hizo una extenso recorrido por la rica y densa biografía del homenajeado, al que considera "un rayo de luz no solo para el desarrollo económico en el continente americano, sino también para el desarrollo de los valores democráticos y humanos".

Por su parte, el presidente de la Cámara de Comercio de Sevilla, Francisco Herrero, puso de manifiesto el interés de la Cámara de Comercio en reconocer el papel fundamental que Sevilla desempeñó en sus relaciones con los países iberoamericanos desde 1492 hasta nuestros días. "Unos acontecimientos que unieron lazos y redundaron en hermanamientos que a día de hoy, la Cámara de Comercio de Sevilla se honra en distinguir", explicó el presidente de la Cámara, quien insistió en la necesidad de continuar forjando alianzas, necesarias para el buen funcionamiento de nuestras economías en los dos lados del Atlántico".

Se trata de un reconocimiento que pretende ser de carácter anual con el que se reconoce a una personalidad o entidad del máximo nivel cuya trayectoria esté estrechamente relacionada con el fomento de las relaciones políticas, comerciales, económicas y culturales entre los países iberoamericanos y, al mismo tiempo, vinculada con la ciudad de Sevilla.

El encuentro, ha contado con empresarios, personalidades y representantes de países iberoamericanos, además del alcalde de Sevilla y la delegada del Gobierno de la Junta de Andalucía en Sevilla, María Esther Gil Martín, entre otros.