martes, 16 de octubre de 2018

Las provisiones inmobiliarias y su filial británica lastran el beneficio del Sabadell

El Banco Sabadell ha presentado el balance del semestre El Banco Sabadell ha presentado el balance del semestre

Banco Sabadell cerró la primera mitad de 2018 con un beneficio neto de 120,6 millones de euros, un 67,2% menos que en el mismo periodo del año pasado, lastrado por los costes de la migración de su filial británica TSB y por las provisiones que ha hecho la entidad para reducir las activos problemáticos del sector inmobiliario.

De hecho la entidad ha informado que de ha asumido provisiones por la reducción de 12.200 millones de activos problemáticos, que eliminan prácticamente la exposición inmobiliaria problemática, y los costes de la migración de TSB, que serán absorbidos este ejercicio. De no haber tenido que afrontar estos extraordinarios, el beneficio neto recurrente se incrementa un 24,4% interanual, hasta los 456,8 millones de euros. Datos que casi triplican el resultado consolidado del semestre.

El margen de clientes, excluyendo los impactos no recurrentes, se sitúa en el 2,77% y se mantiene estable en el trimestre gracias a la buena gestión de precios. El margen de intereses, sin TSB, mejora en el trimestre un 1% impulsado por el crecimiento de volúmenes y la fortaleza en los márgenes de las pymes. En términos interanuales, el grupo se mantiene estable y registra un crecimiento del 1,3% hasta los 1.323,5 millones de euros.

Los gastos de explotación recurrentes presentan una reducción del 2,3% trimestral. Al cierre de junio, ascienden a 1.336 millones de euros y aumentan un 2,4% interanual. Los costes no recurrentes en el año ascienden a 143,2 millones de euros principalmente por los costes de migración y postmigración de TSB.

Más créditos e hipotecas

Los volúmenes de crédito vivo crecen un 3,7% (4,6% ex TSB) interanual y un 2,9% (3,9% ex TSB) en el trimestre, impulsados por el buen comportamiento de las pymes y el crecimiento positivo de las hipotecas a particulares en España.

Los recursos de clientes en balance aumentan a tipo de cambio constante un 2,8% (4,1% ex TSB) interanual y un 2,2% (4,1% ex TSB) trimestral, impulsados por el crecimiento de las cuentas vista. Los saldos de cuentas a la vista ascienden a 105.400 millones de euros (74.942 millones de euros ex TSB) y representan un incremento del 9,4% interanual (11,7% ex TSB) y del 3,5% trimestral (5,9% ex TSB).

Los recursos fuera de balance crecen un 1,2% en el trimestre, principalmente por los fondos de inversión. El patrimonio en fondos de inversión, que al cierre del segundo trimestre de 2018 se sitúa en 28.624 millones de euros, representa un incremento del 10,3% interanual (1,7% intertrimestral). Cerca de 300.000 clientes ya invierten parte de sus ahorros en fondos de inversión.

Los nuevos préstamos y líneas de crédito a pymes han crecido en términos interanuales un 11%, mientras que los préstamos al consumo e hipotecarios se han incrementado un 16%. La contratación de la cuenta Expansión ha crecido un 15%; la facturación de tarjetas, un 14%, lo mismo que las nuevas primas de seguros; y un 16% la facturación de TPVs.

Drástica reducción de activos problemáticos

Tras la venta de diversas carteras de créditos morosos y activos inmobiliarios por importe de 12.200 millones de euros, la ratio de activos problemáticos netos sobre el total del activo se sitúa en el 1,7%.

Teniendo en cuenta las ventas institucionales de carteras, la reducción de activos problemáticos asciende a 7.012 millones de euros en el trimestre y a 9.547 millones de euros en los últimos 12 meses, lo que sitúa el saldo en 7.911 millones de euros (6.669 millones de euros de dudosos y 1.242 millones de euros de adjudicados).

Además, las ventas orgánicas a través de Solvia se han incrementado en el trimestre un 55%, lo que implica la reducción de activos adjudicados por valor bruto de 439 millones de euros (3.943 unidades).

Las dotaciones para insolvencias y otros deterioros totalizan 806,3 millones de euros al cierre del segundo trimestre de 2018 (666,8 millones de euros ex TSB) e incluyen una provisión de 92,4 millones de euros por las futuras compensaciones a clientes de TSB y 177,1 millones de provisión por las ventas institucionales de carteras.

La ratio de morosidad se reduce notablemente y se sitúa en el 4,71% (5,77% ex TSB) y cae hasta el 4,50% (5,53% ex TSB) teniendo en cuenta las ventas de carteras. La cobertura de activos problemáticos tras la venta de carteras se sitúa en el 54,6%.