domingo, 09 de diciembre de 2018

Las recetas de Daniel Lacalle y Miguel Sebastián en el cara a cara de Diálogos para el Desarrollo

Un momento del debate mantenido en Diálogos para el Desarrollo Un momento del debate mantenido en Diálogos para el Desarrollo

¿Cuáles son las recetas para lograr una economía más productiva? ¿A qué retos se enfrenta la economía española y andaluza? ¿Qué peligros conlleva el proteccionismo para el crecimiento económico a escala mundial? ¿Cómo se conjuga libre mercado, globalización y democracia? A éstas y otras preguntas intentaron responder los economistas Daniel Lacalle y Miguel Sebastián, en un animado e intenso debate de una nueva sesión de Diálogos para el Desarrollo.

Las causas de los males de la economía, las recetas para hacer estrategias contracíclicas en caso de crisis o las medidas para conseguir un sistema económico fuerte acaban respondiendo a la lupa, la ideología y la visión del economista al que le toque exponerlas. Pero lejos de suponer una barrera infranqueable, aquí es donde reside la riqueza y la libertad de criterio y elección.

Así se puso de manifiesto en el animado y, por momentos intenso, mano a mano entre Lacalle y el exministro Sebastián. El economista Daniel Lacalle está convencido de que para mejorar el estado de la economía andaluza será necesario "no ponerle escollos" al crecimiento y reducir la burocracia y la fiscalidad, con vistas a "facilitar también la competitividad empresarial".

Por su parte, Miguel Sebastián ha destacado que Andalucía debe aprovechar su potencial económico realizando cambios regulatorios y profundizar "su apuesta por las nuevas tecnologías y las energías renovables", así como aprovechando las posibilidades que brinda el corredor mediterráneo. Un tema que se ha convertido de nuevo en uno de los grandes asuntos de la agenda económica en los últimos días, como recogen los diarios Cinco Días y El País.

La productividad, la gran protagonista

Durante su intervención, Daniel Lacalle ha propuesto "cambiar el chip histórico" e invertir los esfuerzos en impulsar el desarrollo de sectores con alta productividad. Apuesta, asimismo, por aprovechar las grandes oportunidades económicas que se derivan del envejecimiento de la población y del crecimiento de la clase media en el mundo y la tecnología.

Por su parte, Miguel Sebastián ha reflexionado sobre cuáles serán las consecuencias del Brexit en el avance de la integración europea y ha insistido en la necesidad de realizar una reforma del euro, que permita que el tipo de cambio sea una herramienta de política monetaria y económica. Además, reiteró la necesidad de establecer una política industrial europea y analizó el impacto de la subida de los tipos de interés.

Respecto a España, Sebastián indicó que la desaceleración económica española "ya estaba prevista y no está siendo peor de lo que se preveía" y recalcó la importancia de "poner el foco en el crecimiento de la productividad", apostando por las reformas, el cambio de los modelos productivo y turístico, la innovación, la política industrial y la corrección del alto endeudamiento español.

Es decir, que a pesar del distinto diagnóstico y esquema ideológico de ambos economistas, uno liberal, otro socialdemócrata, los dos coinciden en que el gran desafío de la economía española continúa siendo la productividad. Y que de ella cuelgan y dependen el resto de variables y factores clave para lograr un sistema económico fuerte.