sábado, 22 de septiembre de 2018

¿Cuál será el comportamiento de las divisas de los países emergentes?

Imagen de archivo de sala de operaciones de la firma financiera Ebury Imagen de archivo de sala de operaciones de la firma financiera Ebury

Los expertos de Ebury aseguran que la evolución de las divisas de mercados emergentes dependerá dos factores principales: su vulnerabilidad macroeconómica por el aumento gradual de los tipos de interés en los EEUU y la capacidad competitiva de sus economías.

Yuan

En su último informe especial sobre divisas de países emergentes, correspondiente a septiembre de 2015, Ebury pronostica que el yuan permanecerá en gran medida invariable con respecto al dólar en lo que queda de año y en 2016, en torno al nivel actual de 6,4; si bien, prevé una apreciación con respecto al euro, que pasará del nivel de 6,55 a finales de 2015 hasta los 6,10 a finales de 2016. En relación con la cotización de la moneda china, la firma financiera se muestra confiada en la asistencia que le pueda prestar su banco central para sostener su estabilidad.

Lira turca

En cuanto a la lira turca, cuyo rendimiento ha sido pésimo en los últimos meses, hasta el punto de caer a mínimos históricos en septiembre y convertirse en una de las divisas con peor evolución del mundo en lo que va de 2015, Ebury prevé que se deprecie a partir de ahora de forma gradual frente al dólar, desde el nivel de 3,10 a finales de 2015 hasta el de 3,20 al término de 2016, al tiempo que se mantendrá más estable respecto al euro. La consultora considera que los bajos niveles de cotización de la divisa turca repercutirán de forma positiva en la balanza comercial del país y el fomento de las exportaciones en los próximos meses. Asimismo, la institución financiera espera que su profunda depreciación sirva para que el Banco Central de Turquía actúe con premura y fortalezca la moneda por medio de subidas de tipos de interés, aumentando aún más la ya significativa diferencia con el dólar y, especialmente, con el euro.

Real brasileño

Sobre el real brasileño, los expertos de Ebury revisan ligeramente sus previsiones a la baja en vista de la desaceleración de la economía china y su impacto demoledor sobre el precio de las materias primas, aunque esperan un repunte y su estabilización a lo largo de 2016. Con respecto al dólar, ven el real en el nivel de 3,60 a finales de 2015 para repuntar hasta los 3,30 a finales de 2016. Lo mismo ocurrirá en relación con el euro, desde el nivel de 3,67 a finales de 2015 hasta los 3,14 al término de 2016.

Aseguran los analistas que el real también cuenta con el apoyo del tipo de interés, dada la gran y creciente diferencia entre los tipos de interés de Brasil y EEUU, 14,25% y 0,25%, respectivamente. "Esto deja constancia del enorme potencial que tiene la moneda aún", señala la institución financiera, que resalta además que Brasil acumuló grandes cantidades de reservas de divisas durante los años de bonanza del real (el equivalente a 20 meses de importaciones), "lo cual proporciona a las autoridades brasileñas un margen considerable para intervenir los mercados de divisas de ser necesario para estabilizar el real".

Además de las divisas aquí analizadas, la firma financiera realiza en su informe un análisis de la evolución de otras monedas de países emergentes, comola rupia india y así hasta más de 15 divisas, para determinar las previsiones de tipo de cambio de cada una de estas monedas respecto al dólar, el euro y la libra esterlina para finales de 2015, 2016 y 2017. El trabajo ha sido elaborado por el equipo de Análisis y Riesgos de Ebury, liderado por Enrique Díaz-Álvarez, y se basa en el estudio de factores o hechos globales que afectan a la evolución de estas monedas.