viernes, 20 de septiembre de 2019
Al día

Al día (716)

Baleares, Andalucía y Murcia lideran el crecimiento de autónomos en el primer trimestre de 2013

Durante el primer semestre de 2013, el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA) ha visto aumentar su número de afiliados en 17.624 autónomos, pasando de los 3.024.652 en diciembre de 2012 a los 3.042.276 en junio de 2013. Este decrecimiento ha supuesto, en términos relativos, un crecimiento del 0,6%, según un informe elaborado por la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos –ATA.

La producción industrial andaluza registra una caída del 1,4% en mayo respecto al mismo mes de 2012

Redacción   I    Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.    I    Síguenos en @Mercados21    I    05/07/2013

La producción industrial andaluza ha registrado una caída del 1,4% en el mes de mayo respecto al mismo mes de 2012, pero la tasa de variación interanual, por destino económico de los bienes, ha crecido un 3,3% en los bienes de equipo y un 0,3% en los bienes intermedios, según los resultados del Índice de Producción Industrial de Andalucía que publica hoy el Instituto de Estadística y Cartografía de Andalucía.

Teniendo en cuenta la distinta distribución de los días laborables en 2013 respecto a 2012, por ramas de actividad, se produjo un crecimiento del 0,6% en 'Industria manufacturera' y decrecimientos del 11,0% en 'Suministro de energía eléctrica, gas, vapor y aire acondicionado' y del 29,8%, en 'Industrias extractivas'. De este modo, en términos acumulados y respecto al mismo periodo de 2012, el pasado mes de mayo se produjeron decrementos del 9,1% en 'Industria manufacturera', del 15,4% en 'Suministro de energía eléctrica, gas, vapor y aire acondicionado' y del 37,4 % en 'Industrias extractivas'.

En un análisis más detallado, las divisiones de la CNAE-09 que presentaron mayor repercusión positiva en la tasa anual del Índice general fueron la actividad de 'Coquerías y refino de petróleo', con una tasa de crecimiento de 8,1% y una repercusión del 0,87; y la de 'Fabricación de maquinaria y equipos', con una tasa de 16,2% y una repercusión de 0,70.

Por el contrario, las divisiones con mayor repercusión negativa fueron las de 'Suministro de energía eléctrica, gas, vapor y aire acondicionado', con una tasa de -10,9% y repercusión de -1,25, y 'Fabricación de otros materiales de transporte', con una tasa de -17,7% y repercusión de -0,68.

Administración, grandes corporaciones y empresarios de Cartuja avanzan en un modelo de 'Smart city' para Sevilla

El Círculo de Empresarios ha celebrado en esta mañana su quinto Desayuno de Trabajo de este año en la sede de la Escuela de Negocios EOI en la Isla de la Cartuja, en el que han participado más de una quincena de empresas del Parque Científico, que  han incidido especialmente en la oportunidad y las potencialidades que supone el PCT Cartuja como 'Laboratorio Urbano de Europa en Sostenibilidad y Eficiencia'

Redacción   I    Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.    I    Síguenos en @Mercados21    I    02/07/2013 

Administración Pública, grandes corporaciones y empresas instaladas en Cartuja han reflexionado, debatido y aportado ideas y experiencias sobre cómo avanzar hacia un modelo de Ciudad Inteligente en Sevilla (Smart City) en un nuevo Desayuno promovido por el Círculo de Empresarios de Cartuja (CEC), que supone el quinto de los celebrados este año.

Desayuno CEC en EOI Imagen general de los asistentes al quinto desayuno organizado por CEC este año. FOTO: CEC

El encuentro, en el que han participado la directora de Administración Pública e Innovación del Ayuntamiento de Sevilla, Carolina Feu; el presidente del CEC, Beltrán Calvo; el director de EOI Andalucía, Francisco Velasco; el director de Administración Pública de Andalucía, Extremadura, Ceuta y Melilla de Telefónica, Joaquín Segovia; y el director de Relaciones Institucionales de Endesa, Pedro Méndez, según informa CEC en nota de prensa.

En este evento que ha tenido lugar en la sede de la Escuela de Negocios EOI en la Tecnópolis sevillana, y que ha abordado la cuestión con un enfoque eminentemente práctico en el que todas las partes han aportado su visión, ideas y enfoque, han participado también Ángeles Gil, directora general de Cartuja 93; Gerardo Jiménez, director técnico de Corporación Tecnológica de Andalucía (CTA); Javier María de Domingo, Director del Área de Empresa y Administración Pública de EOI; Jaime Beltrán, Gerente de Evaluación, Diseño y Mejora del Instituto Andaluz de Tecnología (IAT); Joaquín Buendía, jefe de Desarrollo de Nuevas Líneas y Fondos Europeos de Emasesa; Manuel Rodríguez, responsable de SmartGrids y Clouding&Seguridad de Ayesa; José G. Franquelo, director de Innovación y Desarrollo de Negocio de Isotrol; David García, consejero delegado de Wellness Telecom; María Gil, directora Ejecutiva de Adevice Solutions; Víctor Ayllón, director gerente de Novayre; y Marco Sevillano, business Manager de Sicrom.

Todos los asistentes han coincidido en la gran oportunidad y las potencialidades que supone trabajar por un modelo de Ciudad Inteligente para Sevilla. Un modelo que, tanto las administraciones públicas como el sector empresarial que han estado presente en el Desayuno, han coincidido en que debe buscar ante todo la eficiencia, la sostenibilidad y la viabilidad del proyecto.

La directora de Administración Pública e Innovación del Ayuntamiento de Sevilla, Carolina Feu, ha subrayado que la Corporación hispalense está impulsando sinergias y trabajo en común y colaborativo en esta materia. Igualmente ha destacado la incorporación de la ciudad en la Red Española de Ciudades Inteligentes y los avances que se han ido produciendo estos meses con el fin de disponer de un Plan Director de Smart City para finales de este año. En este sentido, responsables técnicos del Ayuntamiento han reseñado la puesta en marcha de proyectos pilotos relacionados con el Sector Turístico, con la gestión del Espacio Urbano y con el Business Intelligent.

Por su parte, Beltrán Calvo, presidente del Círculo de Empresarios de Cartuja, ha manifestado la necesidad de poner en valor el peso que tiene el Parque Científico y Tecnológico como diferencial de la ciudad. Razón por la cual ha incidido en “las especiales características que posee el PCT Cartuja como laboratorio urbano de experimentación ideal para toda Europa, con más de 30.000 usuarios diarios, entorno acotado, vanguardia tecnológica y marco colaborativo”.

Los representantes de las empresas y entidades presentes han puesto sobre la mesa sus diferentes puntos de vista, entre otros, la necesidad de integrar las distintas facetas que componen una ciudad inteligente, la mejora de la gestión de los servicios como base de modernización y la focalización y especialización en aspectos concretos dentro del amplio abanico que propone el concepto Smart City como modelo de visión de ciudad.

La apuesta del Círculo de Empresarios de Cartuja por impulsar Sevilla como Laboratorio Urbano es "firme y sin fisuras" y, por tanto, continuará con nuevos contactos, relaciones institucionales y actividades relacionados con esta iniciativa que considera estratégica para el desarrollo de la ciudad y su entorno.

La gestión bancaria, a un sólo click de distancia

Una práctica emergente, una tendencia actual y una comodidad al alcance de nuestra mano. Todo eso y mucho más es el  e-banking o banca electrónica que, en los últimos años, ha experimentado un crecimiento notable en España, al aumentar un 75% el porcentaje de personas que la utilizan desde 2007 a 2011, pero aún así sigue a la cola del resto de países europeos. 

Fabiola Lobo    I     Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.    I    Sigue al autor en @fabiolalobop   I    24/06/2013

Algunos ya hablan de ella como una vieja conocida al uso, mientras que para otros, sigue siendo una gran desconocida que genera desconfianza e inseguridad en un entorno que sigue dando que hablar. Sea como sea, y sin lugar a dudas, la banca electrónica o e-banking es una práctica emergente que se está convirtiendo en tendencia en España, sobre todo entre el público de mediana edad. Tanto es así que en 2011 el porcentaje de españoles que utilizó la banca electrónica experimentó un incremento del 75% desde el año 2007, que supone un aumento exponencial próximo al 4%, según datos recogidos en el estudio ‘La contratación de productos financieros online 2012’, elaborado por Online Business School (OBS).

El 48,6% de hombres españoles es usuario de banca electrónica, frente al 42% de mujeres.

Si bien, y a pesar del incremento alcanzado, lo cierto es que España sigue a la cola en esta práctica, ocupando el puesto 21 de los 29 países europeos analizados. ¿Falta de práctica o desconfianza? La respuesta podría surgir con la unión de ambas cosas.

Ciertamente, y aunque el primer banco electrónico apareció en España allá por el año 1999 -inicialmente solo servía como medio de consulta- ha evolucionado sin prisa pero sin pausa, experiementando un claro repunte en los últimos años. En sus casi 15 años de trayectoria, el uso de este sistema ha ido in crescendo, muy motivado por el auge de las nuevas tecnologías que gracias a las tablets y smartphones han ofrecido a las entidades bancarias la oportunidad de desarrollar la máxima conveniencia multicanal.

Probablemente, la llegada y asentamiento completo de la banca electrónica en España, de  forma similar al experimentado en el resto de países europeos, será cuestión de tiempo, tal y como indica Nicolás Moya, director de Innovación de Bankinter. “Es sólo una cuestión de tiempo que los números en España se igualen a los de otros países de la UE. Aunque aquí son más bajos también es verdad que el crecimiento muchas veces es mayor, en una situación de convergencia hacia la media europea. Con la banca online pienso que pasará lo mismo”, a lo que añade que, para lograrlo, “las entidades financieras tendrán que seguir invirtiendo en su banca online, mejorando la experiencia, la amplitud de servicios y de dispositivos en que se apoya”.

He ahí la clave sobre la evolución de la banca electrónica en España: el catálogo de servicios pues, aunque éstos se han ampliado de forma considerable en los últimos años, ciertamente los bancos deberán invertir más para mejorar su oferta actual. Quizás éste sea uno de los motivos del uso actual en España que, como recoge el estudio de OBS, ha concluido que sólo el 50,3% de españoles la usaron en 2011 para consultas y transacciones financieras, mientras que el 26,9% únicamente realizaron consultas bancarias.

Ahorro de tiempo y descuentos

Entre las principales ventajas de la banca online -además de la libertad horaria, la disponibilidad desde cualquier lugar, la contextualidad, la anticipación del banco a través de avisos al teléfono móvi, la consulta inmediata, etc.- destaca sobre todo el ahorro de costes en comisiones o el aporte de ciertos descuentos, principalmente motivados por la reducción de infraestructuras que supone el entorno digital.

En este sentido, fuentes de ING Direct indican que “el ahorro es absoluto”, aunque puntualizan que, por ejemplo, el ahorro en comisiones “no depende del número de usuarios de banca electrónica” sino del modelo de negocio por el que opte cada entidad bancaria. También de acuerdo en esta virtud está Nicolás Moya, quien sostiene que la banca online supone un ahorro de costes para el cliente, sobre todo de tiempo, y para el banco en infraestructuras, que repercuten “directamente en los clientes, por ejemplo a la hora de hacer transferencias”.

Si bien, no hay ventaja sin inconveniente o, al menos, sin discrepancia ya que, para muchos el trato físico con su banquero de confianza es esencial para hacer gestiones bancarias y la inseguridad o desconocimiento en entornos interactivos incentiva su actitud reacia a este cambio. Pero, si la tendencia sigue caminando en este sentido y los número en e-banking continúan creciendo ... ¿podrá desbancar la banca electrónica a la sucursal física, o al menos, reducirá considerablemente estos establecimientos?

 

En referencia a la convivencia entre ambos formatos, la respuesta es clara: . “La oficina física, en mi opinión, no va a desaparecer. Posiblemente evolucione para dar exclusivamente un servicio de máximo valor añadido”, asevera Moya, al igual que indican desde ING Direct: “La banca tradicional y la banca electrónica seguirán conviviendo, ya que el auge de ésta responde a un cambio lógico en la evolución del sector para adaptarse a un nuevo entorno, a las necesidades de los propios clientes y a lo que ahora demandan de su banco".

En alusión al tema de la seguridad, también es unitaria la respuesta: NO hay motivo para desconfiar. Ambas entidades sostienen que los bancos electrónicos disponen de sofisticadas herramientas de seguridad que garantizan la confindencialidad de los datos de accesos a cuentas u operaciones de cualquier tipo.

Tablets y smartphones: ejes de impulso

El auge de las nuevas tecnologías y el incipiente uso del entorno digital han motivado y motivarán un desarrollo e implantación notable del concepto de banca electrónica en nuestro país. Ya se nota esta tendencia en los datos de 2011 que indican que se realizaron a través de teléfono móvil un 30,8% de gestiones bancarias, con el ordenador un 37,6%; y con las tablets un 47,5%.

A este respecto, ING Direct asevera la tendencia, pues los contactos realizados a través de dispositivos móviles se incrementaron “de manera significativa” en la entidad y, a día de hoy, de los aproximadamente 10 millones de contactos de clientes que tienen cada mes, el 65% provienen de Internet y el 32% del móvil.

Igualmente, Nicolás Moya de Bankinter confía en estos dispositivos, al ser “mucho más interesantes que los ordenadores personales”, ya que los clientes los llevan encima en todo momento, “lo que ofrece a la industria capacidades de notificación en cualquier momento”. Por ello, podemos decir que sobre todo las tablets y los smartphones, posibilitarán nuevas y múltiples funciones, que mejorarán la calidad y comodidad de servicios a usuarios, como por ejemplo la posibilidad de ingresar un cheque con sólo fotografiarlo con un teléfono móvil o la búsqueda rápida de un cajero o sucursal concreta. Sin embargo aún nos queda mucho camino por recorrer hasta alcanzar la implantación de países vecinos.

No obstante, y aunque España figure en el puesto 21, de los 29 posibles, con sólo un 28% de usuarios que utilizan banca online; es destacable el crecimiento acumulado desde 2007, de un 75%, situándose como el décimo país europeo con mayor crecimiento acumulado en los últimos cinco años.

Si bien, y aunque sean datos positivos, no debemos olvidar que, en el acumulado de  los últimos cinco años, República Checa, con un 150%; Eslovaquia (126,67%), Grecia (125%), Polonia (107,69%) y Rumanía (100%) han más que doblado sus cifras anteriores.

Futuro del e-banking y tendencias

Con la evolución experimentada en los últimos años, todo apunta a que la ciudadanía cada vez usará más la banca electrónica, de la misma manera que cada vez crece más el uso del e-commerce. Aunque, a priori, este tipo de acciones gusten y disgunten, por igual a la totalidad de usuarios, es cierto que conllevan mejoras de servicios actuales y optimización de tiempo y dinero. Va ser cierto el pronóstico anunciado en un nuevo estudio de juniper reseach que anticipa que en 2017, mil millones de personas utilizarán sus teléfonos móviles para acceder a sus cuentas bancarias. ¿Serás uno de ellos?

 

 

En otras palabras

Multicanalidad, presente y futuro

Por Celia Alonso, directora Banca Multicanal de Banco Popular

Inmersos, como vivimos, en la sociedad de la información, la multicanalidad ha transformado nuestra forma de  relacionarnos con el mundo. Nuestros clientes entienden hoy su relación con el banco de una forma multicanal, de igual manera que en el resto de actividades cotidianas que realizan: comparar precios en buscadores, conocer la opinión de su grupo de referencia en Twitter, buscar un punto de venta a través del móvil, etc. Una de las claves, podríamos decir que la única, en banca multicanal es generar confianza. Y en esta tarea es fundamental escuchar qué opinan tus clientes de tus productos y servicios, entender cuáles son sus necesidades y expectativas y saber cómo satisfacerlas. Para ello, en Banco Popular ponemos al cliente en el centro de toda nuestra actividad: realizamos frecuentes tests con usuarios de los distintos canales, hacemos reuniones grupales para conocer su opinión sobre el funcionamiento de nuestras plataformas y realizamos encuestas de calidad que nos permiten conocer la valoración que hacen nuestros clientes de nuestro servicio.

Es cierto que los clientes más jóvenes son fundamentalmente digitales, tienen un gran conocimiento de las nuevas tecnologías, utilizan de forma habitual las redes sociales y un porcentaje elevado de ellos está permanentemente conectado a Internet ya sea por acceso fijo o móvil.  De hecho, la banca online es ya el canal preferido para realizar determinadas operaciones, como las transferencias, las recargas de móviles o el pago de recibos o impuestos. No obstante, esto no significa que en el día a día, la relación del cliente con el Banco sea exclusivamente por el canal Internet o móvil, ya que muchos de ellos acuden habitualmente a su oficina para recibir asesoramiento y contratar sus productos y servicios. La experiencia del cliente debe ser consistente, con independencia del canal por el que interactúe con nosotros: sucursales, Internet, movilidad,contact center… En Banco Popular lo tenemos muy claro y tratamos de ajustarnos al cliente y sus necesidades específicas para cada canal.

 

La banca online se asienta en España

Por Victoria Torre, responsable de Análisis de Self Bank

Desde la aparición del primer banco online en España en 1999 este modelo ha experimentado un importante desarrollo, hasta crecer a un ritmo del 80% en los últimos años. La crisis ha forzado a los bancos a redefinirse para encontrar un modelo de negocio rentable, dando por primera vez una importancia capital a las nuevas tecnologías.

La banca online tiene una serie de ventajas estratégicas entre las que destaca la disponibilidad de acceso global. Solo se requiere un dispositivo con internet para acceder al banco y realizar cualquier operación. Permite la reducción de costes para la entidad al no tener sucursales (o un reducido número), lo que redunda en un ahorro para el consumidor en las comisiones. Este ha sido un error de la banca tradicional, que ha intentado competir contra los bancos on line reduciendo comisiones en vez de defender sus elementos diferenciadores.

Los bancos online se han convertido en “supermercados financieros y de ahorro” que dan acceso a instrumentos financieros de todo tipo. Servicios, herramientas, información, cotizaciones en tiempo real, noticias,… en una plataforma. La banca on line supone un traspaso de poder, que estaba en manos del banquero, al cliente. Aunque ¡ojo! la información es poder pero hay que saber utilizarla, y hay que enseñar al usuario cómo hacerlo. El banco on line también se deja cosas importantes: No es “mi banquero de siempre”, sino un ente en principio lejano. Es necesario crear nuevos lazos emocionales cliente-entidad con menos herramientas que en el “cara a cara”. La precisión, la integridad de la información o la transparencia cobran especial relevancia. Aunque algunos usuarios siguen siendo reacios a dejar de lado a su banquero por una máquina, la implantación de las nuevas tecnologías se está imponiendo a pasos agigantados y la confianza en las mismas crece al mismo ritmo.

La banca online está consolidándose en España. Hay entidades que operan exclusivamente a través de la web y los bancos tradicionales, temerosos de perder competitividad, también han dado el salto.

Córdoba es elegida primera capital iberoamericana de la cultura gastronómica durante 2014

Redacción    I     Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.    I     Síguenos en @Mercados21   I    21/06/2013

La capital cordobesa ha sido seleccionada por la Academia Iberoamericana de Gastronomía con la distinción 'Capitalidad Iberoamericana de la Cultura Gastronómica' durante el año 2014, en reconocimiento a su gastronomía singular, patrimonio milenario, historia y cultura.

José Antonio Nieto Ballesteros, alcalde de Córdoba, durante la presentación.

El presidente de la Academia Iberoamericana de Gastronomía, Rafael Ansón, entregó este jueves el galardón al alcalde de Córdoba, José Antonio Nieto, quien agradeció en nombre de la ciudad esta distinción, que se ha hecho extensiva a toda la provincia, y que además de posicionar a Córdoba como "punto de encuentro de la cultura y la gastronomía" también supondrá “incrementar las visitas y pernoctaciones de los turistas, difundir las propuestas culturales de Córdoba y la provincia, así como divulgar su gastronomía y aumentar el grado de conocimiento de la ciudad y oferta turística en el ámbito nacional e internacional”.

Por su parte, Rafael Ansón informó que la designación de Córdoba se ha aprobado por unanimidad de todos los miembros del consejo de administración de la academia y felicitó al alcalde por ser la primera ciudad en obtener tal distinción. En este sentido, puso de manifiesto “la evolución de la cultura y la gastronomía cordobesa en el transcurso de la historia" -que la han diferenciado de otros destinos- y destacó como principales motivos para ser la capital distinguida, que se trata de una ciudad que reúne cuatro culturas y cuatro gastronomías (romana, árabe, judía y cristiana) y, además, la provincia cuenta con siete denominaciones de origen.

Rafael Ansón, presidente de la Real Academia de Gastronomía, y José Antonio Nieto Ballesteros, alcalde de Córdoba.

A todo esto, añadió que Córdoba es “una ciudad milenaria, con atractivo turístico mundial, que posee el segundo casco histórico más grande de Europa y cuenta con el mayor espacio urbano del mundo declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco”.

Por ello, en este momento, son numerosas las instituciones que han mostrado ya su apoyo a Córdoba como Capital Iberoamericana de la Cultura Gastronómica en 2014, entre las que se encuentran la Diputación de Córdoba, el Consorcio de Turismo de Córdoba, la Asociación Provincial de de Empresarios de la Hostelería (Hostecor), Universidad de Córdoba, el Campus de Excelencia Internacional Agroalimentario (CEIA-3), la Cátedra de la Gastronomía, la Denominación de Origen Montilla-Moriles, la Denominación de Origen Vinagres de Montilla-Moriles, la Denominación de Origen Montoro-Adamuz, Fundación Agrópolis. la Cámara de Comercio de Córdoba, el Patronato Provincial de Turismo de Córdoba, la Denominación de Origen Los Pedroches, la denominación de Origen Aceite de Lucena, la Denominación de Origen Baena, la Denominación de Origen Priego de Córdoba, la Asociación Agraria de Jóvenes Agricultores (ASAJA),  la Escuela de Hostelería y La Asociación de Sumilleres, así como un grupo de empresarios relacionados con la restauración.

Cabe destacar que la Academia Iberoamericana de Gastronomía fue constituida el 21 de septiembre de 2009 en Sevilla con la representación de los presidentes de las Academias Gastronómicas de Andalucía, España, Portugal, México, Brasil, Argentina y Perú, además de los embajadores de Portugal y Perú, así como con la del secretario de Estado de Turismo del Gobierno de España. Su principal misión consiste en fomentar la investigación, divulgación y protección de las cocinas y actividades gastronómicas propias de las distintas regiones y pueblos iberoamericanos, así como cuidar de la pureza de sus tradiciones, apoyar su modernización e impulsar actuaciones integrales en materia de cooperación internacional y solidaridad. Últimamente se ha incorporado Colombia y próximamente lo hará Chile.

Digital o impreso ... ésa es la cuestión

El precio entre libros digitales e impresos, la protección anticopia y la distribución en diversos formatos son algunos de los hándicaps que ralentizan el asentamiento del libro electrónico en España. Por ello, y aunque la venta de libros digitales (72,60 millones de euros) representa en 2011 el 2,8% de la facturación total del sector, lo que supone un importante incremento respecto a 2010 y sobre todo a 2009, el gremio editorial pide medidas efectivas. 

Fabiola Lobo    I     Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.    I    Sigue al autor en @fabiolalobop   I    20/06/2013

“Un buen libro es aquel que se abre con expectación y se cierra con provecho”.  Parafraseando al escritor estadounidense Amos Alcott, y sin evitar que su cita nos traslade a nuestro sillón favorito con ese libro que tanto nos gusta y que irradia un olor característico, pero sin olvidar las nuevas posibilidades y ventajas que ofrecen los nuevos libros electrónicos, nos viene a la mente la pregunta que últimamente está suscitando tanta polémica y controversias entre todos los actores partícipes en la industria del libro ... ¿estamos ante la era del libro electrónico?

No es díficil dar respuesta a esta pregunta si tenemos en cuenta que en 2011, las ventas de títulos en formato digital alcanzaron los 72,60 millones de euros, un 3% y un 41,6% más que en 2010 y 2009, respectivamente, según datos del 'Estudio de Comercio Interior del Libro en España', desarrollado por la Federación de Gremios de Editores de España (FGEE). Un estudio que también revela que las editoriales españolas están ampliando de manera considerable su oferta de títulos en este formato, pues ese mismo año, el número de libros digitales editados ascendió a 40.328, un 243,3% más que en 2010 y un 576,6% más respecto a 2009. A esto habría que sumarte que las exportaciones durante 2011 -que incluye a los sectores editorial y gráfico- alcanzaron los 482,44 millones de euros, lo que supone un incremento del 5,38% respecto al ejercicio 2010 (670,59 millones de dólares), junto a las importaciones del sector del libro que ascendieron a 220,17 millones de euros.

 

A la vista de estos datos al alza, es lógico augurar un buen presente y futuro al e-book, dada la notable evolución experimentada en los últimos tres años, pero ¿se está haciendo bien, sobre todo en términos de comercialización? He ahí la gran pregunta que, de hecho, da paso a otra: ¿podrá desbancar el formato digital al libro tradicional? La respuesta a la primera depende de varios factores; mientras que la segunda, y a pesar de los pronósticos de expertos y gurús, tiene una respuesta a corto y medio plazo rotundamente negativa. Ya sea por el romanticismo que evoca el papel en unos, o por la comodidad del digital para otros, lo cierto es que la convivencia entre ambos formatos, al menos por ahora, está asegurada.

Guerra de precios

La diferencia de precios entre el formato digital y el impreso es, junto al tema de la protección de la creación cultural, uno de los grandes debates y principales hándicaps del libro electrónico.

La mayoría de lectores consideran que el formato digital debe ser más asequible que el impreso por el ahorro de costes que supone, tanto en impresión como en distribución, al menos por las vías tradicionales. Sin embargo, en la práctica la realidad es más compleja ya que, las editoriales consideran que el coste de la producción de libros digitales sigue siendo elevada, aún sin contar los gastos de impresión y distribución tradicional.

Un total de 52.000 títulos digitales fueron comercializados en 2011, un 103,4% más que 2010. Por comunidades, Cataluña y Madrid representaron el 92,5% de la facturación, con porcentajes del 48% y del 44%, respectivamente.

En palabras del director ejecutivo de la Federación de Gremios de Editores de España (FGEE), Antonio Mª Ávila, "hoy por hoy, la producción de libros digitales sigue siendo cara por la falta de retorno". "De hecho, es el libro en papel el que está financiando los desarrollos digitales; y curiosamente se ha extendido que el libro digital tiene que ser más barato y, a veces esto no ocurre, entre otras cosas porque cuestiones como la existencia de un IVA del 21% para los libros digitales no ayudan a ello”, añade.

También de acuerdo en el coste de la producción digital está el gerente de Marketing y Productos Digitales de LID Editorial,  Raúl Vázquez, quien indica que a nivel de costes fijos para un editorial, el coste de un e-book “no es mucho menor” que el de un libro en papel. “Hay que desmitificar la creencia de que, como no se imprime, el precio de un e-book debe ser mucho menor, ya que el coste medio de impresión repercutido en un ejemplar de libro en papel es de un 10%, aproximadamente. En cambio, las editoriales de media vende los e-books de un 30 a un 50% más baratos”, apostilla.

Por su parte, y discrepando con el argumento de ambos, el gerente de la Librería Ender -especializada en formatos online-, Jesús García, manifiesta su asombro ante la salida al mercado, por ejemplo de una edición en pasta dura por 20€, una en digital por 12€ y, en cuestión de un año, una versión en bolsillo por 8€. “No es lógico. De todas formas, en esta cuestión no son únicamente las editoriales las implicadas, sino también las distribuidoras, que ven peligrar la gallina de los huevos de oro”, asevera.

Sea como sea, y aunque el público español, poco a poco, se va dejando seducir por el e-book, lo cierto es que de no regularse convenientemente los precios y la protección anticopia, toda la diversificación literaria que se abre a los lectores podría chocar de frente con la mala práctica de algunos usuarios que pretenden usar con total libertad, y sin pagar por ello, todos los contenidos alojados en la red.

21% de IVA al e-book

Aunque la evolución del e-book ha sido notable en los últimos años, lo cierto es que la incidencia del libro electrónico en la facturación del sector en España (2,8%) aún es reducida y, precisamente una de las razones que motivan la “guerra de precios” entre un formato y otro es la diferencia de aplicación de IVA entre el libro electrónico (21%) y el impreso (4%).

Una diferencia poco razonable y que impide una competencia equilibrada entre ambos formatos. A este respecto, Antonio Mª Ávila explica que, aunque es de esperar que las cifras vayan incrementándose en los próximos años, será  “necesario” que también se produzcan cambios en la política impositiva y en la valoración social de la creación. “Respecto a lo primero, es necesario equiparar el IVA del libro electrónico al que existe en el papel; y respecto al segundo, que la legislación de propiedad intelectual persiga eficazmente las vulneraciones que se están produciendo sobre la creación”, puntualiza.

También de acuerdo en ello está el presidente de la Confederación Española de Gremios y Asociaciones de Libreros (CEGAL), Juan Manuel Cruz, quien añade que “las cifras irán en aumento si se logra contener la descarga ilegal generalizada”.

Sin pasar por alto el debate abierto por  Cruz sobre los marcos legales actuales, cabe esperar que el sector editorial digital no avanzará ni se consolidará correctamente en el mercado si no lo hace bajo un marco y normativa legal estable de propiedad de la creación cultural.

Una cuestión que ya ha reclamado la FGEE en reiteradas ocasiones, con el apoyo de numerosos organismos y asociaciones, bajo el propósito de resaltar la necesidad del sector cultural español por implantar "acciones efectivas" que permitan el desarrollo de las industrias en este nuevo escenario, y que hagan posible acomodar los negocios vinculados a la industria cultural a esta nueva realidad de tránsito hacia la sociedad global digital.

“Es necesario que se den pasos valientes y decididos para que podamos mantener el liderazgo cultural que ha caracterizado a Europa en la escena global y que España continúe su avance en su desarrollo interior y exterior”, explica Ávila, a lo que añade que “se debería abordar la Reforma de la Ley de Propiedad Intelectual de manera que permita conjugar las oportunidades de crecimiento, conocimiento y desarrollo económico que ofrecen las industrias creativas y culturales y los nuevos canales de distribución, que proteja la creación y persiga eficazmente la vulneración de los derechos de propiedad intelectual”.

Homogeneizar formatos

Además de la lucha de precios, la diferencia de IVA, y los dimes y directes en torno a la Ley de Propiedad Cultural, hay que sumar la existencia de diferentes formatos de libros digitales que únicamente implican la limitación de contenidos para los e-readers y, por ende, impiden el acceso a la totalidad de ejemplares disponibles en el universo interactivo.

El porcentaje de lectores de libros en España mayores de 14 años alcanzó en 2012 el 63% de la población, lo que supone un aumento en 1,6 puntos porcentuales respecto a 2010, según datos recogidos por el Barómetro de Hábitos de Lectura y Compra de Libros 2012 elaborado por FGEE.

A este respecto, Jesús García explica que ahora mismo está sucediendo con los libros electrónicos lo que ya sucedió con la música. “Aparecieron múltiples formatos que servían únicamente para dispositivos concretos, y hasta que las empresas no se dieron cuenta de que era mucho más fácil y cómodo usar un único formato estandarizado no se generalizó el uso del MP3. Pues en los libros digitales pasará lo mismo. Actualmente conviven formatos como el Epub (formato libre), el Mobi (formato de Amazon), el PDF (no es exactamente un libro digital) y otros que usan determinadas tiendas digitales que cuentan con sus propios lectores”, asevera.

Por todo ello, y aunque todo apunta a que los e-books evolucionarán vertiginosamente en los próximos años, sin  obviar el lugar que ocupa el libro impreso aún en nuestras vidas y hogares, como lectores debemos valorar la oferta multimedia y literaria que se abre ante nosotros, teniendo en cuenta el esfuerzo y respeto a unos y a otros por hacerlo posible.

Hay que cambiar la percepción y abrir la mente, al igual que hacemos al sumergirnos en un libro, para comprender que la comercialización de e-books debe ser rentable para todos: lectores, autores, editoriales, distribuidores, etc. Pero para conseguirlo, debemos partir de la idea de que no es lo mismo vender un libro electrónico que un impreso, al igual que sabemos que un mismo libro no es leído ni interpretado por dos personas de igual forma, ni incluso por la misma si lo ha disfrutado dos veces. En nuestras manos está la decisión ... y nunca mejor dicho.

 

En otras palabras

El libro electrónico ha venido para quedarse

Por Guillermo Chico, director de Marketing de La Esfera de los Libros

El libro electrónico ya lleva un tiempo entre nosotros y está aquí para quedarse. Esto no quiere decir que el papel vaya a morir —el teatro no desapareció por el cine, ni la radio por la televisión— ni que su actual forma sea su definitiva. Creo que como en todas las nuevas tecnologías su evolución a corto plazo va a ser impresionante y, probablemente, en unos pocos años no reconoceremos los actuales libros electrónicos.

En todo caso, el papel sigue siendo fundamental y seguirá siendo durante bastante tiempo “la parte del león” en el mercado del libro. Ejemplo de ello es que en Estados Unidos, el país referencia para nosotros en “lo que va a pasar”, a día de hoy la cuota de mercado del libro electrónico ya es de un 20% —en España estamos rondando el 5%—, un porcentaje importante que, además, es muy rentable. Sin embargo, esta misma cifra nos dice que el papel sigue representando un 80% de las ventas. Hablo de EEUU dado que por regla genera  lo que hoy pasa allí en el mercado editorial tiende a pasar aquí entre 5 y 10 años después.

Con el libro electrónico parece que será más rápido y está claro que a corto/medio plazo el mundo digital va a ser una parte muy importante de todas las editoriales. Eso sí, en España hemos de solucionar escollos muy duros, sobre todo la piratería. El concepto del todo gratis de nuestro país es difícil de combatir y las actuales leyes de propiedad intelectual no son efectivas y parece que la voluntad de mejorarlas es escasa. Un ejemplo claro es que si bien el libro digital se tiene que adaptar a la ley del libro —precio fijo, ISBN, etc.— el IVA aplicado es del 21% en vez del 4% que tiene el libro en papel, lo cual resulta cuanto menos contradictorio. Por otro lado, estoy de acuerdo con que el precio del libro electrónico tiene que ser sustancialmente más bajo que el de su homólogo en papel; pero no tiene mucha lógica que consideremos que pagar alrededor de 10€ por un libro electrónico sea caro y que pagar más de 12€ por un gin tonic nos parezca adecuado, aunque solo sea por el tiempo de disfrute que nos da cada uno. En cualquier caso nos encontramos ante una etapa llena de posibilidades. Un momento en el que, aunque se cierran algunas puertas, se abren muchas ventanas para lectores, autores y editores.

 

La piratería y las editoriales, obstáculos para el e-book

Por Virginia Pérez de la Puente, periodista y escritora. Autora de

El sueño de los muertos (Ed. Minotauro). 

Es muy romántico decir que nos gusta acariciar un libro, olerlo, pasar las páginas con los dedos. Queda como muy hipster ahora que, de repente, la tecnología ya no es tan cool. Aun así, es de suponer que el libro electrónico porque no ocupa, no pesa, y cuesta menos (ejem), acabará por convertirse en el artículo titular, relegando al libro físico al banquillo. Aparte del tacto, el e-book se enfrenta a dos obstáculos para desencadenar el Ragnarok del libro en papel: la piratería, y las pocas ganas de reaccionar que tiene el mundo editorial. Una cosa alimenta a la otra: la piratería se escuda en el precio del e-book para ponerlo más asequible (o sea, gratis), y las editoriales se escudan en el consiguiente descenso de las ventas para no bajar los precios. Y cuanto más tarden en entender que no pueden cobrar 20€ por un epub que no tiene gastos de impresión ni de distribución, más se acostumbrará el lector a conseguir ese epub de forma gratuita, que mola más que pagar por él.

Los pasitos que se dan para cambiar este modelo, los autores que se desmarcan de las editoriales y ponen sus e-books (autopublicados) a un precio irrisorio, no triunfarán hasta que el lector sepa que no necesita comprar marcas para llevarse un buen producto. Es decir, cuando el que adquiera una obra autopublicada no se encuentre con una aberración ortográfica o con un horror estilístico o con un espanto mal estructurado que, ¡oh milagro de milagros!, tiene millones de estrellitas y está nº1 del ranking del mundo mundial y parte del extranjero.

Mientras los escritores no respetemos al lector, éste sólo comprará novelas con la mínima garantía que da un sello editorial, o no comprará. Y mientras las editoriales no bajen los precios, los lectores no abandonarán el hábito de leer “de gratis”. Y mientras el mercado no entienda que es ridículo pagar a un autor menos del 10% de lo que se obtiene con su trabajo, y mientras la piratería no comprenda que un autor que no cobra por sus libros es un autor que se verá obligado a dejar de escribir para ganarse la vida por otros medios, el mercado literario estará cada día más malito. 

Tom Burns: “El ciudadano ha de responsabilizarse de determinados servicios que ya no se pueden pagar”

Entrevista Tom Burns Marañón, periodista, escritor y consejero de Eurocofin.  

M. Martínez García   I    Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.    I    Sigue al autor en @m_pinciana    I     18/06/2013

Llegó a España como corresponsal de la agencia Reuters en 1974, un país para él, entonces, “extranjero”, reconoce, pero donde ha desarrollado toda su carrera profesional como periodista de prestigiosos medios, además de haber escrito un buen ramillete de libros dedicados a temas como la transición, el Rey y la Monarquía. Tom Burns Marañón ha sido directivo de Recoletos y hoy es columnista de Expansión, además de conferenciante habitual y consejero de Eurocofin, firma especializada en el asesoramiento a empresas en relación a inversiones y medios de comunicación. Es precisamente en la sede de la compañía, en el centro de Madrid, donde recibe a MERCADOS21.

"Nunca ha habido como ahora, tanta posibilidad de encontrar a otras personas para trabajar juntos y emprender", apostilla.

Hace unas semanas se presentó Gestionar sin dinero (Lid Editorial), un libro en el que participa con un ensayo donde habla de la quiebra del Estado de Bienestar.

No vamos a volver a una normalidad como la que hemos vivido, algo en lo que los políticos tienen bastante responsabilidad. Saldremos de la crisis, pero el mensaje que al político le cuesta mucho expresar es que la realidad será otra. Y no hablo tanto de cuestiones como el pleno empleo sino de que van a desaparecer hábitos como el de tener la misma actividad laboral toda la vida y el de encontrarla en el lugar en el que uno ha nacido o se ha criado. El cambio de paradigma afectará también a la manera de organizar el trabajo. Aumentarán las tareas en equipo y la solidaridad y se irá extinguiendo eso de lo que el jefe diga. Las personas serán más autónomas y muchas más decidirán poner en marcha su empresa o proyecto, con una fiscalidad más ventajosa que la actual. Las grandes compañías permanecerán, pero con una manera de gestión diferente. El contexto industrial y empresarial va a ser mucho más disperso, en beneficio de las agrupaciones puntuales de gente. Y también se producirá un viraje importante entre la concepción de lo público y lo privado, algo que en España se confunde mucho.

¿Será una realidad todo lo que enumera o nos quedaremos solamente a medias, poniendo parches a la ingrata realidad que vivimos?

Lo creo firmemente, porque con el 25% de paro y el 54% de desempleo juvenil, no hay alternativa. Si ponemos trabas a los jóvenes que quieren desarrollar ideas con mucho papeleo y una alta fiscalidad se acabará todo. Pero el cambio más importante quizá sea que las personas se ocuparán, por su cuenta, de cuestiones que habían dejado en manos de la esfera pública. Hoy no es necesario barrer delante de una casa o de un establecimiento porque una máquina, resultante de una contrata, lo hace por nosotros. En cambio, hemos de concienciarnos de que determinados servicios ya no se pueden pagar. En el pueblo donde vivo, en la Sierra de Guadarrama, la nueva corporación se encontró con muchas deudas, de modo que apuesta por la responsabilidad de los vecinos en el cuidado y mantenimiento de dotaciones como un parque infantil o una biblioteca municipal, máxime si no hay dinero para contar, por ejemplo, con un bibliotecario.

Menciona en su análisis los beneficios de la ética protestante para una cultura de voluntariado como la británica, ¿es tan diferente el Sur católico de Europa?

Está claro que hay que apreciar otros ejemplos y paradigmas, algo que hoy se consigue más que antes gracias a los viajes y a los nuevos canales de comunicación. Las personas inventan Apple o Facebook en un garaje. Pero si en España estás fabricando un ordenador en un garaje lo lógico es que la policía te ponga una multa por utilizar para eso ese lugar, cuando es absurdo. Es algo propio de una sociedad aislada y tradicional.

Acaba de cumplirse el segundo aniversario del 15-M. Usted defiende los movimientos civiles para regenerar la sociedad.

Me parece sanísimo. No me preocupa nada la juventud española, me preocupa el nivel del discurso político y cómo se trasladan a las empresas determinados hábitos de trabajo. Nunca ha habido, como ahora, tantas posibilidades de encontrar a otras personas para poner en marcha algo que barruntas o que quieres. Para trabajar juntos y emprender.

¿Debería  cambiar la ley electoral y parecerse más al modelo de Reino Unido?

En España existe un sistema muy cerrado con listas bloqueadas que hacen los partidos. Deberían entrar en política los más preparados y los más humildes, pero aquí antes hay que ganarse a los jefecillos. Y, para colmo, ha habido cantidad de gente elegida para determinados cargos durante décadas. Lo que hay que hacer es escuchar al ciudadano y elaborar las propuestas a partir de ahí. Un escaño representa a una circunscripción y debe existir libertad para defender sus intereses aunque se pertenezca a un partido. A los empresarios y también a los políticos españoles les queda un trecho importante para tener un nivel aceptable de inglés. Salir fuera y conocer bien otras sociedades es algo necesario. Amén de que hay excesiva jerarquización y eso supone una diferencia entre la gente joven española y la de otros países europeos. Está claro que existen personas muy preparadas, lo cual dice mucho a su favor, pero se necesita algo más.

¿Es clave la resiliencia, que considera esencial en su texto?

Cada vez pienso más en Montecasino, una abadía al Sur de Roma que construye alrededor del siglo V San Benito y donde elabora las reglas a partir de las cuales comienzan a crearse los monasterios benedictinos. Cuando llega la época de la barbarie, es en los cenobios donde se mantiene la inteligencia, la tradición, la historia y la memoria, es decir, donde están las fuentes, la cultura, la civilización… A aquellos que elaboran leyes y las imponen hay que exigirles que sean virtuosos y cuando los altos escalones de una sociedad dejan de serlo, ocurre lo mismo que sucedió con la caída de Roma, con los bárbaros a las puertas y después totalmente metidos dentro. Una situación que puede parecerse a la de hoy. Por eso, yo convivo con una serie de personas con las que estoy cómodo y a gusto, gente con valores, que es lo que hizo San Benito en Montecasino.

La logística pide paso como uno de los motores económicos del país

El sector logístico reivindica un papel fundamental en el desarrollo de la economía española,  en la que representa entre el 6% y 10 % del PIB. La actividad logística en nuestro país se caracteriza por la existencia de un mercado complejo y fuertemente fragmentado y con bajos niveles de intermodalidad. En el ranking mundial, España ocupa el puesto 20 en enclaves o centros logísticos según el análisis comparativo que hace el ‘Logistic Performance Index 2012’ y que publica el Banco Mundial periódicamente, un estudio que, en su versión de 2010, colocaba a nuestro país en el puesto 25.

Beatriz Hernández   I   Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.   I    Sigue al autor en @BeaHHerrero    I     14/06/2013

Un factor importante en el futuro del segmento es el control de su impacto medioambiental y la gestión de los riesgos de seguridad.

En un contexto económico como el que nos encontramos, la industria logística cobra día a día mayor importancia. Todo lo que se produce, se distribuye, se vende o se compra debe llegar al cliente final de una u otra manera, debe ser gestionado en su almacenaje y transporte y, todo ello, las empresas lo realizan a través de la logística, como corroboran los expertos en esta materia consultados por MERCADOS21. “La gestión de la cadena de suministro es un elemento clave en la estrategia empresarial en cualquier momento y, sobre todo, en tiempos de dificultades, ya que puede actuar como una importante palanca para el ahorro de costes y, así mismo, como un factor importantísimo para generar valor y llegar a los mercados en mejores condiciones que el resto de competidores”, señala el director de Innovación y Proyectos del Centro Español de Logística, Ramón García.

Por su parte, el consultor y experto en temas de logística de Renault, Manuel Mateo, lo tiene claro: “La crisis también ha traído una necesidad imperiosa de reducir costes en todos los pasos de la cadena de valor de la empresa. Por ello, la logística de aprovisionamiento interna –inbound– y de distribución –outbound- ha de ser optimizadas para ser competitivos”. El consejero delegado de la empresa Palletways Iberia, Luis Zubialde apunta que una de las áreas “en las que más se trabaja para ajustar los costes de los productos es precisamente la logística. Ahí, las compañías están evolucionando y ofreciendo soluciones a medida que permiten dar oxígeno a los clientes”.

Desafíos

El sector debe enfrentarse a desafíos de gran calado tanto para el futuro más inmediato como a medio plazo, y los especialistas ofrecen algunas pautas de por dónde debe ir, desde su modernización  hasta saber adaptarse a las exigencias del mercado y los clientes, pasando por lograr transmitir su importancia al resto de los actores económicos y sociales del país. También es necesario que exista una potenciación del transporte multimodal, principalmente el ferrocarril y el barco y que se fomenten las asociaciones con otras empresas que permitan tener un mayor volumen de mercancías a transportar. Otro de los grandes retos pasa por considerar la logística como un centro potencial de beneficios a través de la mejora de los recursos empleados y potenciando los procesos logísticos. De este modo, se conseguirá llegar a nuevos mercados e incrementar la rentabilidad de las empresas o encontrar operadores logísticos a medida de sus necesidades.

Es también importante en el futuro del sector el control de su impacto medioambiental y la gestión de los riesgos de seguridad. Además, existen importantes desafíos en todo lo que concierne a la distribución urbana de mercancías y la optimización de los medios de transporte y almacenamiento con el fin de garantizar que se hace un uso responsable.

“La logística se enfrenta a un momento clave en el que tiene que apostar por dar el mejor servicio posible y aportar información pertinente e inmediata al movimiento de mercancías con un modelo de servicio sostenible tanto desde un punto de vista medioambiental como económico”, indica el director de Innovación y Proyectos del Centro Español de Logística.

Posición

El sector logístico español es comparable al de cualquier otro país de nuestro entorno, a pesar de que inicialmente partió de una situación de desventaja con respecto a otros estados europeos pero, poco a poco, se ha ido recortando terreno e incluso se podría decir que en los últimos años se ha llegado a la equiparación. “Quizás aún nos falte algo por avanzar en el uso de las nuevas tecnologías, pero podemos decir que los profesionales del sector en nuestro país cuentan con un reconocido prestigio”, comenta Ramón García.

En este sentido, Manuel Mateo subraya que España debe compararse con otros países que han conseguido crecer en exportación en los últimos años y es partidario de buscar mercados más allá del europeo. Excepto China, EEUU, Japón y Corea, son países europeos los que más exportan: Alemania y Francia, por ejemplo. “Los tenemos cerca, tienen unas tasas horarias salariares superiores a las nuestras y nos superan con creces. A estos países es a los que debemos ir a ver las mejores prácticas logísticas y cómo se consigue gracias a ella exportar productos a precios competitivos, en plazos cortos y con una buena calidad en la entrega” manifiesta Mateo.

Por lo que respecta a segmentos de actividad, las áreas más importantes en nuestro país son el transporte por carretera, el almacenamiento y el transporte marítimo. En cuanto a áreas económicas, la logística asociada al sector textil, a la industria alimentaria y al sector del automóvil. Madrid, Barcelona, Valencia, Sevilla y País Vasco podrían considerarse en estos momentos los grandes polos logísticos.

En los últimos años, el sector ha vivido una importante evolución con la implantación progresiva de nuevas tecnologías de la comunicación y de la información.

Además, nuevos modelos ingeniosos de distribución han sido desarrollados y aplicados por diferentes compañías, permitiéndolas llegar con calidad, costes y plazos óptimos a sus clientes.

Los tres expertos son tajantes al afirmar que una logística competitiva puede hacer competitivo al país. Zubialde incide en que no se puede ser competitivo sin una logística eficiente y de calidad, pues de nada sirve desarrollar un producto y realizar una producción optimizada si no se es capar de hacer llegar dicho producto al cliente o al consumidor final en las mejores condiciones y a tiempo.

“España, por sus instalaciones portuarias, debería ser puerto de entrada y de salida de Europa, Asia y, teniendo en cuenta también nuestra lengua, América. Se está perdiendo mucho tiempo en desarrollar lo que debería ser un plan estratégico de un sector que debería ser tan importante como el del turismo” prosigue Zubialde.

Sin embargo, podría decirse que el sector es uno de los grandes desconocidos de la economía del país, a pesar de estar presente en todo lo que vemos a nuestro alrededor. “Si hemos podido comprar cualquier cosa es porque detrás de los estantes de cualquier tienda se ha desarrollado una labor en la que han intervenido multitud de empresas para que el producto esté en el momento adecuado y en las condiciones idóneas para consumirlo”, afirma Ramón García.

Mateo piensa que más que desconocido, el sector ha sido “el patito feo” en las empresas durante muchos años, aunque reconoce que esto está cambiando. “La logística debe dejar de ser menospreciada en muchos casos, cuando se la considera como un conjunto de molestos costes en los que hay que incurrir. Debe ser considerada como una fuente de oportunidades para el incremento de la facturación y la rentabilidad de las empresas” puntualiza Mateo.

Luis Zubialde cree que se tiende a simplificar lo que es este sector y, en general, se piensa que la logística es simplemente transporte. “Somos un sector muy complejo, con más de 15 tipos de actores diferentes y una gran fragmentación, sobre todo en lo que se refiere a empresas íntegramente de transporte de mercancías”, matiza Zubialde.

El sector requiere un mayor esfuerzo por contar con los mejores profesionales del país. “La logística es clave para el futuro de nuestro país. Por eso, deberían impulsarse políticas para que las actividades logísticas cuenten con enseñanzas regladas a todos los niveles con el fin de que nuestro potencial humano esté en las mejores condiciones para competir con los profesionales de otros países de nuestro entorno”, asevera García.

A juicio de Zubialde, es necesario que exista una mejor relación entre las administraciones, en especial el Ministerio de Fomento, con los representantes del sector. La tendencia a externalizar las empresas sus actividades logísticas es creciente y es necesario un marco normativo que ofrezca seguridad al sector. “La última reforma de la Ley de Ordenación de los Transportes Terrestres, LOTT, profundiza escasamente en el verdadero papel que jugamos los operadores logísticos en la economía española”, sentencia Zubialde.

Los aranceles y las políticas impuestas por Europa afectan a este sector y, en especial, a las medianas y pequeñas empresas. Medidas como la reducción de aranceles para este tipo de empresas y ayudas a la exportación deberían ser consideradas para favorecer su desarrollo. Para Manuel Mateo no se trataría de subvenciones, sino de medidas  que permitirían que los costes en los que incurren estas compañías cuando exportan su productos se reduzcan haciendo que puedan competir, no en las mismas condiciones, pero sí al menos en unas condiciones similares a la que compiten las grandes multinacionales.

Las cifras

En el sector operan 24.000 empresas –casi el 80% pertenece al transporte por carretera– que dan empleo a alrededor de 850.000 personas, según los datos de un estudio realizado por la Organización Empresarial de Logística y Transporte (UNO) en mayo de 2012. Los datos de este mismo estudio revelan que el 77% de las exportaciones se realizan a países europeos y es el transporte marítimo el que mayor número de mercancías mueve, puesto que el ferrocarril apenas representa el 1% de los flujos de exportación. Las exportaciones a países no europeos suponen menos del 2% de los flujos totales de mercancías. En cuanto a las importaciones, el 68% de las mercancías procede de países europeos y el 15% de Asia. Las importaciones apenas alcanzan el 7%. En cuanto al transporte marítimo, se ha llevado a cabo un plan de modernización de los principales puertos españoles en el último año. Existen 28 autoridades portuarias, Algeciras y Valencia son las de mayor tráfico de mercancías. El Puerto de Gijón también se ha convertido en un eslabón esencial de la cadena logística en el movimiento de mercancías en el norte de España. Según los datos facilitados por esta entidad al periódico, en el año 2012 se alcanzaron 590.865 Tm, lo que representa un 35,55% respecto al año anterior.

Arancha Moretón: "El secreto profesional del periodista sirve a la labor informativa en beneficio de la sociedad”

Arancha Moretón, profesora de Derecho Constitucional de la Universidad de Valladolid, asegura que “hoy, aparecen y desaparecen las noticias y no se sigue su evolución", a lo que añade que "la información no completa es desinformación" y, por tanto "se crean estados de opinión con flashes y falta rigor”

María Martínez García    I     Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.   I    Sigue al autor en @m_pinciana   I    12/06/2013

Esta vallisoletana que siempre tuvo clara su vocación jurídica imparte la materia de Derecho Constitucional en la carrera de Ciencias de la Información de la Universidad de Valladolid (UVa). Especializada en Derecho de la Información, dedicó su tesina, en 2003, al secreto profesional de los periodistas en su relación con el medio de comunicación. Ahora, su tesis, titulada El secreto profesional de los periodistas: de deber ético a derecho fundamental se ha publicado por el Centro de Estudios Políticos y Constitucionales. Arancha Moretón Toquero, que recibió el Premio Extraordinario de Doctorado de la UVa, cuenta también con una mención especial del Nicolás Pérez Serrano para tesis en Derecho Constitucional, concedida por unanimidad.

La temática que aborda en El secreto profesional de los periodistas: de deber ético a derecho fundamental (Centro de Estudios Políticos y Constitucionales) estaba por desarrollar ... 

Estaba tratada desde el punto de vista constitucional, ya que existen algunos estudios doctrinales ya un poco antiguos. Pero lo que es cierto es que el artículo 20.1 d de la Constitución Española reconoce como derecho fundamental el secreto profesional de los periodistas y no se ha desarrollado. ¿Por qué? Es la gran pregunta. Quizá en la transición no hiciera falta ese desarrollo debido a las buenas relaciones entre la prensa y los políticos, además de que los periodistas defendían entonces que la mejor ley era la que no existía porque limitaba. Ahora, en cambio, se sienten más desprotegidos y en general perciben como mucho más positiva la redacción de la normativa. Sin embargo, es un asunto complicado que no está en la agenda política. Supondría la elaboración de un Estatuto del Periodista Profesional y eso implicaría resolver cuestiones espinosas y lograr un consenso político para que pudiera llegarse a una mayoría cualificada. El caso es que me encontré con un tema en boca de todos que no tenía una clara construcción jurídico-constitucional. En el ámbito de la ética y de los códigos deontológicos desde el punto de vista periodístico sí se trataba la materia, pero estaba sin fundamentar desde el jurídico a pesar de sus enormes repercusiones. Y eso es una contradicción, pues está en la Constitución.

¿Cómo se estructura el libro?

Tiene dos partes. Su conclusión es el propio título. El secreto profesional de los periodistas es y no dejará de ser un deber ético pero hay que construirlo al margen de eso como un derecho fundamental, con consecuencias netamente jurídicas. El problema está en que la Constitución lo reconoce con carácter jurídico pero solamente se le otorga naturaleza ética. En la primera parte me detengo en donde está regulado, en qué textos, en España y en el Derecho Comparado, así como en la jurisprudencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos. Y lo que me encuentro es que, realmente, hasta los años 90 aparece sobre todo como un deber ético en códigos deontológicos y normas de autorregulación, e incluso en algunos libros de estilo y convenios colectivos. A continuación y a partir de la disfunción entre la forma en la que es recogido y lo que prevé nuestra Carta Magna, afronto una segunda parte que pretende ser una construcción del secreto profesional a la luz de la Constitución. Lo separo de otras formas de secreto recogidas en la legislación española para poner de manifiesto sus diferencias y propongo un modelo jurídico acorde con la Constitución. El juicio ético es complejo y por eso no puede ser solamente un deber al estilo tradicional. Es un estudio abierto a la discusión que ofrece propuestas. Creo que se ha valorado su enfoque novedoso y sugerente al poner el acento en la naturaleza jurídica y no ética de este secreto profesional y el hecho de que viene a llenar un vacío en la materia.

España fue el primer país que lo incluye en una Constitución, la de 1978, con el rango de derecho fundamental  y, sin embargo, aún no tiene desarrollo normativo, como destaca.

En efecto. Suecia lo había incluido en la suya en 1949, pero como deber del periodista. Sin embargo, aquí se ha producido desde entonces un parón que es inaudito. Es un modelo, el español, que se ha exportado pese a estar, en nuestro país, sin hacer. La Constitución de la República Dominicana, por ejemplo, lo ha incluido hace poco y se cita como precedente a España… Sin embargo, en EEUU se ha desarrollado como privilegio procesal a través de las llamadas leyes escudo, a pesar de no aparecer en su Constitución. Y Francia lo ha regulado. El Tribunal Europeo de Derechos Humanos ha aportado pautas, ya que lo ha reconocido como una facultad integrada de la libertad de información en sentido amplio y desde los años 90 ha dictado sentencias en las que lo va definiendo, pero desde el momento en que España está constitucionalizado su desarrollo no puede ser el mismo. Debemos construirlo jurídicamente.

“La prensa es guardiana de la democracia pero ha de corresponder con ética
y respeto escrupuloso”

Y, puestos a ello, ¿qué jurisprudencia existe en nuestro país?

Una muy escasa, dispar, confusa y de instancia. Se obvia y pasa por encima a menudo pero supuestos de alegación, hay. No hace mucho el director de El País fue preguntado en un juzgado por la fuente que filtró al diario los llamados ‘papeles de Bárcenas’ y existen casos de periodistas obligados a entregar la tarjeta de su cámara, algo que ante la policía y algunos jueces no es tan evidente que sea punible. El gremio ha sufrido las consecuencias negativas de haber ejercido un derecho, porque no se trata de ningún privilegio, sino que está para servir a la labor informativa que se realiza en beneficio de la sociedad.

¿Qué casos en los que se ha puesto en tela de juicio el secreto profesional de los periodistas destacaría?

Ha sido muy llamativo en EEUU el de Judith Miller, periodista que fue encarcelada por no revelar sus fuentes y, por supuesto, el del Doctor Kelly en el Reino Unido, que se suicidó porque se dio a conocer su nombre. En el conocido Watergate, la fuente no se confirmó hasta que hubo muerto. Los dos periodistas que llevaron el caso siempre callaron, pese a los rumores. Eso es ética. En España, por ejemplo, al fotoperiodista Jordi Ribot la policía le incautó la tarjeta de su cámara. Y no me resisto a dejar de mencionar el asunto Tellería, de corrupción política en el País Vasco. El periodista que publicó las informaciones fue citado por el tribunal como testigo, se negó a declarar y le amenazaron con imputarle por no colaborar con la justicia, pero según la jurisprudencia del Tribunal Europeo prevaleció el secreto profesional.

¿Cuál sería, a su juicio, una buena legislación sobre el particular?

Habría que reconocer y establecer quiénes son los sujetos que pueden acogerse a él (en el ejercicio de la profesión periodística informativa, por supuesto) y dejar fuera a bloggers o a los llamados periodistas ciudadanos pero no a un periodista freelance. También, debería definirse frente a quién se reconoce el derecho. Por último, sería necesario establecer en qué casos o en relación con qué delitos se contemplaría y hasta donde, así como si existen intereses más relevantes que la información que puedan hacerlo cesar. Sin olvidar establecer su extensión, ya que no solamente ampara al periodista, sino también a su domicilio y a su material de trabajo, a las unidades móviles… Como reconoce el Tribunal Europeo. Ahora está todo al arbitrio del juez. Además, habría que mirar al Derecho Comparado y contar con los constitucionalistas por los muchos derechos que se ven implicados y que es necesario sopesar, así como con los periodistas. El secreto profesional suele identificarse con el periodismo de investigación por su calidad y seriedad y porque normalmente investiga casos de corrupción, en cuyo caso es importantísimo. En cambio, se ve con mala prensa como patente de corso para ocultar, pero si es para mejorar la democracia, cuando se trata de periodismo serio y profesional, está totalmente justificado. En estos momentos, una razón para no regular puede ser la desconfianza hacia la profesión, por desgracia.

Pero los periodistas están muy mal valorados, según el CIS, a pesar de los escándalos que se conocen gracias a ellos y de las corruptelas que destapan…

Muchos asuntos de corrupción han salido a la luz a través de los medios. La falta de transparencia favorece este tipo de conductas. La prensa ha jugado un papel importante en la tarea de desvelarlas aunque en otro ámbito, ésta corresponde a la Fiscalía y al poder judicial. El Tribunal Europeo dice que la prensa es el perro guardián de la democracia, pero ha de corresponder con ética y respeto escrupuloso. No nos hubiéramos enterado de muchas cosas que han servido para iniciar procesos judiciales sin ella.

¿Qué porvenir augura a la profesión, inmersa en la ‘tormenta perfecta’ de la crisis económica y los nuevos modelos digitales?

No es posible vivir sin periódicos, así que se tendrá que reinventar. Pienso que el papel no desaparecerá, pero seguramente habrá que cambiar formatos, aunque no el fondo, no la seriedad ni el rigor. En Internet cualquiera puede ofrecer información y eso complica distinguir la contrastada, la profesional, elaborada con fuentes fiables y ética profesional. No obstante, aunque se navegue en la confusión, si quiere fiabilidad el internauta va la web de una empresa periodística o cabecera que vele por responsabilidad a sus trabajadores. Estamos en un momento incierto de reubicación, pero la prensa no va a desaparecer.

Y, como docente de futuros periodistas, ¿cómo percibe su presente?

Veo mucho ego con los blogs, situación precaria en los medios y desánimo. Las informaciones son muy livianas y hace falta educación, dedicación y preocupación por escribir bien. Aparecen y desaparecen las noticias, no se sigue su evolución… Y la información no completa es desinformación. Se crean estados de opinión con flashes y falta rigor. En el momento actual es mucho más importante que nunca la prensa de calidad y profesional y que no fallen los sistemas de control, aunque esté desde fuera denostada y desde dentro en revolución.

¿Seguirá profundizando en el tema?

Sí y me gustaría que los periodistas tomaran conciencia de su importancia. Me apasiona y estoy trabajando sobre el eventual traslado de esta prerrogativa a los informadores en Internet. Derecho a la Información, juicios paralelos, filtraciones son ahora objeto de mi interés. Medios y poder judicial son dos formas de control que tienen fricciones y están en evolución, por eso analizar su encaje es atrayente.

¿Cree que se reformará la Constitución a corto plazo?

Apuesto por una reforma en bloque que necesitará, claro, acuerdo político con sentido de Estado. Los grandes temas de la reforma se refieren al modelo territorial, la configuración del Senado, el orden sucesorio de la Monarquía y la integración en la UE. La Carta Magna ha servido mucho, ha sido muy útil, pero si es necesario mejorarla habrá que hacerlo. La sociedad es otra de aquella de la que surgió. El problema es que las circunstancias propicias para aprobar una reforma constitucional no son las de ahora… El momento perfecto no va llegar nunca, pero es cierto que es una cuestión pendiente que habrá que abordar.

Aumenta un 8% el número de nuevas empresas durante los cinco primeros meses de 2013

Se incrementa además el capital invertido, un 12%, aunque también lo hacen las disoluciones, un 13%, y los concursos, un 32%; siendo el omercio el sector con más actividad constitutiva pero también con el mayor número de disoluciones.

Redacción   I    Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.   I    Síguenos en @Mercados21    I     10/06/2013

De enero a mayo del presenta año 2013, se han registrado 43.097 nuevas empresas en España, que suponen un incremento del 8% respecto al mismo periodo del pasado año, cuando se alcanzaban 39.876 constitucines, según el Estudio sobre Demografía Empresarial publicado por INFORMA D&B, (Grupo CESCE).

Concretamente, en el mes de mayo, se han constituido 8.729 empresas, cifra que, aunque un 8% por debajo del anterior mes de abril (en el que por primera vez desde marzo de 2011 se superaban las 9.000), es un 7% superior a mayo del pasado año.

Por su parte, el capital invertido en nuevas empresas ha sido 3.533 millones de euros, un 12% más respecto al mismo periodo de 2012; mientras que la inversión en mayo, 665 millones de euros, ha estado "ligeramente" por debajo de la del anterior mes de abril, un 2%, pero crece un 145% respecto al pasado año.

Según la directora de Estudios de Informa D&B, Nathalie Gianese: “en el mes de mayo podemos ver que el número de constituciones y capital invertido desciende ligeramente respecto a abril, pero se mantienen en cifras superiores a las del mismo mes el pasado año. Los concursos y disoluciones descienden frente al mes anterior, pero con datos también por encima de los de  2012”.

Si bien, la cifra de disoluciones ha llegado a los 15.400 durante los cinco primeros meses, un 13% más que en 2012. Concretamente, en mayo se han alcanzado las 2.497, un 14% más que el pasado año, pero un 9% menos que el anterior mes de abril. Estas empresas tenían una cifra de ventas de más de 3.550 millones de euros y contaban con 8.797 trabajadores.

Asimismo, de enero a mayo se han registrado 4.409 concursos, lo que supone un incremento del 32% respecto al mismo periodo en 2012. En concreto, en mayo se han contabilizado 807 procesos, cifra que más baja que la del mes de abril, un 14%, pero que está un 9% por encima que la del mismo mes en 2012. Estas empresas empleaban a 6.746 personas y alcanzaban una facturación de 1.986 millones de euros.

Madrid es la comunidad con más actividad constitutiva

Madrid, Cataluña y Andalucía encabezan los datos de creación de empresas tanto en los primeros cinco meses, con 9.011, 8.231 y 7.115 cada una, como durante el mes de mayo, con 1.713, 1.685 y 1.479 constituciones, respectivamente. Entre las tres representan el 57% de todas las constituciones registradas en España en 2013.

Además, la comunidad madrileña es también la que mayor inversión de capital presenta, 1.138 millones de euros en el acumulado anual, el 32% del total, y 198 millones de euros en mayo. Aún así es la que más cae en valor absoluto respecto al pasado año, un porcentaje del 18% hasta mayo y del 131% en el mes.

Tanto es así que Madrid también es la primera en número de disoluciones, 3.078, un 20% del total registrado, y 506 en mayo, con un incremento del 46%. Tras ella, Andalucía, con 2.012 en el acumulado y 348 en mayo, y Valencia, con 1.938 y 310, respectivamente. De hecho, los datos durante los cinco primeros meses descienden tan solo en dos comunidades: Melilla, -57% y País Vasco, -5%.

Comercio, sector con mayor número de creaciones y disoluciones

El Comercio es el sector donde más empresas nacen en los cinco primeros meses, 7.963, el 18% del total. Tras él se sitúan Servicios empresariales, 5.513, y Actividades inmobiliarias, 3.939. Los sectores con más actividad en mayo son de nuevo Comercio, Servicios empresariales y Actividades inmobiliarias, con 1.648, 1.057 y 798 creaciones respectivamente. Por su parte, la Construcción es el sector donde más baja el número de nuevas empresas en valor absoluto, 3.423 menos en el acumulado, que supone un descenso del 52%, y 836 en mayo, un 59% por debajo del 2012.

La inversión de capital se concentra en Intermediación financiera tanto en lo que llevamos de año, 1.639 millones de euros, como en mayo, 359 millones de euros.

Por su parte, los sectores donde se produce un mayor número de disoluciones en los primeros cinco meses y en mayo han sido Comercio, Construcción, y Actividades Inmobiliarias, con 3.035, 2.403 y 2.317 en el acumulado y 460, 436 y 367 en el mes respectivamente. Comercio es también el que más incrementa sus cifras en valor absoluto durante estos cinco meses, sumando 420, y Construcción en mayo, con 93 procesos más que el pasado año. Entre Construcción y Actividades inmobiliarias, representan cerca del 31% del total de disoluciones registradas hasta mayo.

Finalmente, en lo que llevamos de año, Construcción, con 821, y Actividades inmobiliarias, con 796, son los sectores que  acumulan más concursos, el 19% y el 18% del total cada uno. En mayo, Construcción es de nuevo el primero, con 158, seguido de Industria manufacturera, con 156. En ambos periodos, Actividades inmobiliarias es el sector que más incrementa sus cifras en valor absoluto, sumando 258 procesos en el acumulado anual y 30 en el mes de mayo.

Suscribirse a este canal RSS