domingo, 27 de septiembre de 2020

Consecuencias inmediatas del COVID-19 en el segmento del turismo profesional en Sevilla

Imagen de la Plaza de España de Sevilla servida por Turismo Andaluz Imagen de la Plaza de España de Sevilla servida por Turismo Andaluz

En un tejido económico en el que el sector servicios y turístico son su gran motor, la pandemia del coronavirus golpea con fuerza, con mucha fuerza. Así lo muestra una encuesta realizada a los socios del Sevilla Congress, una encuesta viva y cuyos datos irán variando conforme pasen los días. Pero según los últimos datos dados a conocer, se han cancelado más de 1.100 eventos, en su mayoría internacionales con una participación de 142.000 personas.

También se han aplazado más de 1.300 eventos, que se prevén celebrar una vez la situación vuelva poco a poco a la normalidad, a lo largo de este año 2020, mientras que en torno a 1.000 quedan aplazados para 2021. Los cálculos realizados por los profesionales del sector, las cancelaciones suponen la pérdida para Sevilla de alrededor de 12 millones de euros. Este panorama, este golpe imprevisto ha provocado que el 65,8 % de las empresas socias del SCCB hayan presentado ERTES, afectando a 700 trabajadores.

A la vista de estos datos, de las consecuencias directas que la expansión del COVID19 y la declaración del estado de alarma están provocando, Mercados21 ha hablado con el director del Sevilla Congress and Convention Bureau, Manuel Macías. Para el responsable de este organismo, la mayor incertidumbre la provoca la variable del tiempo. Aunque todos los expertos hablan de dos o tres meses de extensión de la mayor virulencia de la epidemia a nivel nacional y en algunos otros países, habrá que esperar a ver cómo se produce la salida, la vuelta a la normalidad.

En cualquier caso, si el tiempo no se alarga más allá de estas previsiones, Macías asegura que el sector sevillano de congresos y eventos profesionales "tiene fortaleza, mimbres y reputación de marca como para rebotar con fuerza, como para que nuestra capacidad de respuesta sea alta". Todo ello a costa de "unas pérdidas y un sacrificio por parte del sector muy importantes".

El Sevilla Convention Bureau, entidad gestionada por la Cámara de Comercio de Sevilla, está llevando a cabo una evaluación en progreso sobre el impacto que la crisis del coronavirus está dejando en el tejido local de reuniones y eventos para conocer algunos datos del impacto en sus empresas, sus inquietudes y expectativas de cara a un futuro cercano pero incierto.

De hecho, la encuesta se mantendrá viva mientras dure el período de alarma decretado por el gobierno, por lo que ahora se muestra un avance de ésta, adaptada a una realidad cambiante e insegura. Hasta ahora han participado 40 empresas de todas las categorías adscritas al SCCB.

Otras las preocupaciones principales que señala el director de Sevilla Congress es la situación en la que pueden quedar los mercados emisores. La pandemia dibuja un panorama en el que "todos los países, destinos y mercados van a quedar mal y tocados. Sobre todo países emisores que para nosotros son muy importantes como Francia, Inglaterra y Alemania. Por descontado que en Estados Unidos, otros de los mercados prioritarios, todo se está posponiendo y puede quedar en una situación muy compleja".

El tsunami de la operación salida

En relación con los cambios de consumo y de comportamiento que muchos expertos apuntan ya que se van a producir, Macías recuerda que ya se produjeron dos hitos que parecían que lo iban a cambiar todo y después no fue tan así. "Cuando la irrupción de Internet y la crisis de 2008, también se vaticinaron cambios radicales, y finalmente las personas seguimos necesitando del contacto humano y personal. Qué duda cabe que muchas relaciones se van a hacer vía online, pero continuará habiendo necesidad de reuniones personales".

Y, como consecuencia de todo ello, se pregunta cuál va a ser la afectación en la "restauración de los vuelos internacionales". Este es un aspecto crucial para un destino como España con 84 millones de visitas. Por eso augura que la operación salida de la epidemia va a ser una especie de tsunami en el que los distintos destinos van a mantener una "lucha feroz" por atraer a los profesionales y visitantes. De ahí que resalte la necesidad de que "todos estemos unidos y vayamos a una, coordinando y estableciendo medidas de forma conjunta entre las administraciones, las empresas y profesionales del sector".

Por lo pronto, éste no se ha quedado ni mucho menos con los brazos cruzados, como lo demuestran la actitud y las medidas que proponen las empresas. El director de Sevilla Congress recalca que, hasta ahora, no se han producido despidos en las 150 empresas que integran SCCB, y se han encauzado a través de los ERTEs. Es más, las empresas se han adaptado al teletrabajo y están llevando a cabo "tareas en tiempos de crisis", como las modernización de plataformas y sistemas y la producción de nuevos contenidos para sus clientes. Los profesionales están dispuestos a continuar con las labores de promoción y marketing: un 42,1 % piensa seguir con las mismas previsiones, el 28,9 % piensa disminuir las previsiones, y otro 28,9 % piensa aumentarlas.

Otras ideas y aportaciones de las empresas encuestadas son: intensificar la promoción nacional con la realización de road shows, solos o en colaboración con Turismo Andaluz, Consorcio de Turismo o Prodetur; estimular el mercado asociativo; flexibilizar las condiciones de cancelaciones y aplazamientos de eventos en esta situación excepcional; incrementar las acciones online con clientes; activar campañas que refuercen la seguridad y la capacidad sanitaria del destino; incidir en mercados emisores europeos que se vayan recuperando de la crisis; y añadir acciones de promoción al Plan de Acción 2020 a principios de verano/otoño, entre otras muchas y variadas.