miércoles, 23 de mayo de 2018

Alfonso Polanco: “Para un alcalde es fundamental estar cerca de las empresas impulsando proyectos y detectando necesidades”

Entrevista a Alfonso Polanco, alcalde de Palencia.


M.Martínez I Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. I 18.04.2012


Llegó a la Alcaldía de Palencia el pasado año, tras haber trabajado en la Administración regional. Un destino en el que se ha encontrado, señala, responsables políticos a los que ha admirado y que le han ofrecido buenas oportunidades, como su paisano Carlos Fernández Carriedo. Reconoce que siempre supo de su vocación por lo público, desde su etapa de estudiante en la Facultad de Económicas. “Aunque mi familia tiene un pasado más vinculado a la empresa y las finanzas, yo me decidí por las oposiciones”, comenta Alfonso Polanco. Haber vivido una década fuera de su ciudad le ha hecho apreciarla más –“existe un movimiento de palentinismo muy fuerte fuera”, asegura– y, si se trata de decantarse por un par de rincones, menciona la calle Mayor, “visita obligada”, y las abundantes plazas tranquilas del casco urbano. Aficionado al deporte, trata de mantener el contacto con los compañeros con los que juega al baloncesto y sacar algún momento para disputar un partido de pádel, sin olvidar los paseos y la bicicleta. Sin embargo, su tiempo libre se lo dedica, casi en su totalidad, a su familia.

Transcurrido un año desde su llegada al Ayuntamiento, ¿qué proyectos incluidos en su programa ha puesto en marcha y cuáles están todavía pendientes?

Nuestro compromiso ha sido desde el principio la transparencia. Hemos tenido que afrontar una situación no de desorden de las cuentas, pero sí de desequilibrio, motivado porque se seguía gastando casi lo mismo en los últimos años, alrededor de 90 millones de euros, cuando los ingresos se habían reducido a 70. Ha habido que tomar decisiones, elaborar presupuestos reales y, sobre todo, explicar nuestras actuaciones. El grado de cumplimiento de lo prometido en el programa electoral, con la herencia económica y con muchos proyectos paralizados, además de una ordenación urbanística bastante deficiente con sentencias en contra, nos ha hipotecado de manera importante, por eso hemos querido ordenar y establecer prioridades. Se han puesto en marcha proyectos, como la apertura de la calle Jardines, utilizando remanentes de otros años y hemos modernizado la Administración, sobre todo desde el punto de vista de reglamentos y ordenanzas. Además, seguimos trabajando en la mejora de los servicios públicos, que es lo fundamental para los ciudadanos. Grandes proyectos se han abordado pocos, pero nos parecía que había que empezar por la realización de un plan estratégico y por retomar una demanda fundamental para la ciudad: el hospital. En todas las capitales de provincia de Castilla y León se ha aprobado un proyecto de renovación de sus hospitales mientras que, en Palencia, en seis años no se habían puesto terrenos a disposición de la Junta, cosa que este equipo de Gobierno ha realizado en siete meses. A mayores, hemos iniciado la reforma pendiente de la Plaza de Abastos, que vamos a aprovechar no sólo para remozar y mejorar las condiciones del espacio y para darle visibilidad, sino también para que sea foco de dinamización del comercio palentino, ya que se trata de un mercado en el centro, en una zona emblemática y que pertenece a uno de los sectores más golpeados por la crisis.

Ha mencionado las cuentas municipales. ¿En qué situación se encuentran?

No estamos muy mal, aunque no hemos podido decir que no al fondo de rescate del Gobierno central. Nuestra deuda no es grande, pero esa ayuda nos viene muy bien para los pagos a proveedores, algo fundamental si queremos mantener el empleo y hacer que las empresas sigan siendo viables. Creo que es una medida muy positiva y a ella nos hemos acogido. Teníamos nueve millones de euros en facturas pendientes a 31 de diciembre del año pasado y, en estos momentos, hemos abonado 4,2 millones a través de un préstamo ICO y adelantado el cobro de ordenanzas gracias a una operación de tesorería. Los 3,8 millones restantes se han vinculado a una deuda a largo plazo, a 10 años. Como no queríamos ‘engordar’ más esa deuda, hemos optado por medidas de ajuste inmediatas para poder hacerla frente. La situación es complicada pero la austeridad de este año, el hecho de tener ahorro neto positivo y no sobrepasar el 75% de endeudamiento, nos permite pedir préstamos con devolución a largo plazo para que sea posible desarrollar proyectos relevantes.

¿Y es compatible la austeridad con la mejora de los servicios sociales a los que aludía antes? Sí. Hubo que firmar rápidamente la renegociación de préstamos porque no podíamos pagar las hipotecas mensuales ni las nóminas y hemos tenido que disminuir las aportaciones a subvenciones, pero también se han ajustado los contratos con las grandes empresas concesionarias de los servicios públicos. Hemos buscado un equilibrio para lograr mantener la oferta de servicios que se prestaba a la ciudadanía realizando una lectura exigente de los pliegos y condiciones e intentando no bajar los precios para que no se pierdan empleos pero, por otra parte, exigiendo más, es decir, reclamando que se gestionen mejor los servicios sin incrementar el coste del Ayuntamiento. Es fundamental mantener la actividad, aunque no debemos obsesionarnos con el empleo puro y duro porque se puede revitalizar optando por otras vías. Con la crisis tan profunda que vivimos, se está perdiendo mucho y no podemos permitirnos el lujo de tomar medidas ineficientes.

¿Qué se puede hacer para que los jóvenes talentos palentinos no se vayan a trabajar a las grandes urbes? Estamos perdiendo mucha competitividad a costa de esa fuga de gente preparada y es uno de los grandes retos de toda la región, pero se pueden hacer cosas también desde las capitales. A menudo se cree que toda la política económica se dicta desde el Gobierno de la nación y las Comunidades Autónomas. Aunque las dos administraciones tienen una responsabilidad muy importante, desde los Ayuntamientos existe la responsabilidad de hacer atractivas nuestras ciudades, que albergan el 80% de la población del país, y por eso debemos lograr que sean cada vez más eficientes a través de proyectos como las Smart Cities, en el que está involucrado este Ayuntamiento, dirigido, como otros, a revitalizar el mercado de trabajo de personas cualificadas.

Son una de seis ciudades impulsoras  de esta iniciativa… Sí. Smart Cities trata de aplicar la innovación y el conocimiento a la mejora de la calidad de vida de los ciudadanos. Para ello, se necesitan profesionales y empresas. Si nos empeñamos en liderar en las ciudades un impulso de las nuevas tecnologías por ejemplo para ahorrar en iluminación, existen compañías, muchas cerca, que van a poder contratar personas tituladas de la tierra para abordar esos proyectos. Lo mismo ocurre con la gestión del agua… Sostenibilidad es una palabra importantísima y los ayuntamientos podemos hacer mucho al respecto. Y aprovechar las oportunidades de cada lugar. Respecto a las de Palencia yo destacaría tres. La primera, el desarrollo industrial, vinculado aquí a las firmas de automoción, en especial Renault. Por eso, vamos a abrir un aula en el Centro Polivalente de Empresas para formar a futuros trabajadores. Además, queremos impulsar la movilidad eléctrica para liderar la implantación del vehículo eléctrico en el transporte público. Ya tenemos puntos de recarga y estamos probando sistemas que tardan tres minutos en llenar la batería; mientras tanto, la apuesta son las herramientas de carga en casa o en el lugar de reposo del automóvil cuando no funciona, los puntos de recarga y las electrolineras.

¿Cuáles son las otras dos grandes oportunidades de Palencia? Una es la industria agroalimentaria y, en ese sentido, pondremos en marcha un Parque Tecnológico Agroalimentario, para cuyo desarrollo se ha contado con las empresas, a las que se ha preguntado qué quieren de él y en qué proyectos estarían dispuestas a trabajar. Tenemos ya el compromiso de colaboración de la Diputación y de las consejerías de Economía y Empleo y Agricultura de la Junta de Castilla y León, además de los centros tecnológicos establecidos aquí y la Universidad de Valladolid. Ya disponemos de suelo industrial, ahora hay que determinar a qué dedicar los espacios y qué infraestructuras crear en función de las necesidades que nos transmitan. Además, como ciudad de servicios sociales, Palencia cuenta con centros muy cualificados y titulaciones universitarias importantes y se está tratando de ofertar más cursos de posgrado. Queremos que haya una Escuela de Formación y establecer proyectos pioneros en atención sociosanitaria. Tenemos pendiente la creación de un Centro Gerontológico con las consejerías de Sanidad y de Familia e Igualdad de Oportunidades que será toda una novedad en el ámbito nacional. Y pretendemos promocionar más otras de las grandes potencialidades de la ciudad: el comercio y la hostelería.

¿Y el turismo? Hemos apostado por ir de la mano con la provincia porque eso proporciona mayor austeridad, eficiencia y competitividad. Vamos a plantear paquetes turísticos que impliquen a la ciudad y la provincia. La infraestructura hotelera y de restaurantes ha de mejorar porque en el Plan Estratégico que dimos a conocer hace unos meses ya advertía de alguna debilidad al respecto.

¿Qué grado de desarrollo tienen los proyectos del Centro Polivalente de Empresas y el Centro Gerontológico? En cuanto al Polivalente, tenemos dos escuelas taller implantadas, de Parques y Jardines y Zonas Monumentales, y en estos momentos hemos sacado a licitación un vivero de empresas de ámbito social porque vamos a impulsar un cluster que incluye desde las firmas de comunicación a las de atención e inserción laboral de personas en exclusión social. Además, hemos de rubricar un acuerdo con Renault para implantar un taller que va más allá de la formación y apuesta por procesos de inserción laboral previa al trabajo en su factoría y estamos trabajando en talleres de empresas medioambientales y de energías renovables. Existen tres compañías interesadas en establecerse en él. Por último, desarrollaremos un taller de nuevos yacimientos de empleo en el que formar a profesionales en ocupaciones con salidas como la restauración y la carretería. Sobre el Centro Gerontológico de referencia hemos de firmar este mes el protocolo de actuación implicando no sólo a la Junta sino también al Inserso, que tiene una parte de investigación de demencias incorporada. Así, se pondrán las bases de su financiación. Será una entidad privada sin ánimo de lucro quien aborde su gestión, en suelo público y con plazas sufragadas por las propias entidades públicas.

Como alcalde, lleva meses visitando empresas. ¿Qué inquietudes le transmiten? Es fundamental estar cerca de ellas impulsando proyectos pero también detectando necesidades, muy vinculadas a ese Parque Científico y Tecnológico especializado en Agroalimentación. Hay medidas que se toman que sirven y otras que lo hacen menos, por eso queremos ajustar nuestras políticas a sus demandas. Hemos sido pioneros en Castilla y León en abrir a través de Iberaval una línea de financiación para proyectos de pequeña, mediana empresa y comercio.

¿Cuáles son las necesidades de la ciudad en materia de infraestructuras? ¿Para cuándo el AVE? Como asignatura pendiente tenemos los accesos al centro urbano y en particular a las zonas industriales de los alrededores. En mi propuesta de Gobierno se consignaba la realización de tres nuevos accesos y ahora mismo el más importante es el de la A-67, la autovía que une Cantabria y la Meseta, con una entrada a siete kilómetros de la ciudad por el norte y a dos por el sur. Queremos otra directa al polígono industrial de San Antolín, a una arteria de doble vía que lleva al casco histórico y descongestionaría dos áreas urbanas pendientes de reforma. La segunda necesidad pasa por conectar los pueblos del norte rompiendo la barrera del ferrocarril y, en tercer lugar, me gustaría cerrar la ronda sur, que no está terminada, y ofrecer un acceso a la llegada de vehículos desde Valladolid y Madrid que transite por la zona universitaria, algo que mejoraría nuestra imagen y el tráfico de la ciudad. Además, hemos de lograr que la Junta priorice nuestro hospital y, aunque en 2012 no se pueda celebrar la llegada del AVE, confío en que sea una realidad al inicio del próximo año, como confirmó hace unos días el delegado del Gobierno en la Comunidad. Será muy importante para atraer turismo y para conectarnos con Europa.

¿Cómo ha percibido la ciudadanía el Plan Estratégico que se presentó hace unas semanas y los observatorios urbanos? Son cuestiones complicadas de transmitir porque los vecinos demandan sobre todo respuestas rápidas a sus necesidades, de modo que una planificación a 10 años, con una nueva gobernanza de la ciudad, no es fácil de comunicar. Pero al estar inmersos en un periodo de tránsito, de crisis, hemos considerado importante ver qué sectores mejorar con la participación de los agentes económicos, sociales y ciudadanos. Los observatorios urbanos son una herramienta muy potente a disposición no sólo de las personas para que conozcan los datos demográficos de diferentes áreas urbanas, sino también para la empresa a la hora de tomar decisiones. Si a partir del verano cambia la coyuntura económica, estas dos herramientas nos orientarán sobre hacia dónde ir a continuación.

Se celebra este año el VIII centenario de la Universidad de Palencia… Castilla y León ha sido cuna de universidades, pero la primera que hubo en España fue la de Palencia, que ahora no existe. Tenemos el campus de la de Valladolid y sentimos muy cercana a la de Salamanca pero queremos que se conozca y se sienta orgullo de este relevante pasado para generar con ello una marca de ciudad cultural con valores patrimoniales e históricos muy importantes. Los actos que ya se están realizando culminarán con un evento internacional para el que esperamos contar con la Casa Real.

Después de mucho tiempo tanto la Administración local como la regional y la central pertenecen a la misma formación política. ¿En qué medida otorga esto al alcalde complicidades a la hora de sacar adelante proyectos? ¿Existe un verdadero sentimiento de pertenencia a Castilla y León por parte de los palentinos? Nos sentimos muy arraigados al nuevo modelo autonomista y a nuestra región. Quizá haya ciudades con raíces diferentes y por tanto con sentimientos menos, digamos, claros al respecto. Somos una Comunidad muy extensa y, ahora, precisamente, necesitamos compartir proyectos con un apoyo institucional concreto, pese a que la situación es muy compleja si hablamos de recursos económicos. Por eso, nosotros queremos ver cuál es la respuesta real a la hora de solicitar dinero, aunque no tengo nada que reprochar a la Junta en cuanto a su atención por mi ciudad. Está pendiente el apoyo monetario y vamos a ser muy cautelosos a la hora de solicitar recursos públicos, pero también muy competitivos. La sintonía es buena.

¿Qué proyectos tendrán ‘luz verde’ en los tres años que restan de legislatura y por cuáles le gustaría ser recordado? El Palacio de Congresos de La Tejera está ahí y su gestión fue un fracaso, pero no está abandonado; tampoco el Centro Cultural de la antigua cárcel, en el que se está trabajando, ni otros dirigidos a revitalizar el empleo. Creo que ningún alcalde se plantea cuando se presenta a unas elecciones cómo quiere ser recordado. Estoy contento con lo conseguido de momento en cuanto a poner orden y dotar de transparencia y de realismo a la política y aprendo día a día a trabajar con normalidad en tiempos difíciles y de cierta radicalización de la opinión pública. Hay que mantener los consensos y la serenidad y aprovechar las oportunidades de la ciudad para que sus habitantes y en especial los jóvenes tengan futuro.

En Palencia están establecidas grandes empresas: Renault, Siro, Gullón, Prosol, Fitotrans… ¿qué encuentran en su tierra? Las grandes tienen muy claros sus objetivos, así que la Administración ha de dejar hacer, apoyar iniciativas generadoras de empleo con una fiscalidad clara y dotar de agilidad a la burocracia y a la concesión de permisos a la internacionalización. Existe además un gran capital humano, ubicación y calidad de vida y ambiental, además de recursos asistenciales importantes y actividades e instalaciones deportivas de máximo nivel.