miércoles, 26 de septiembre de 2018

Consolidar el crecimiento económico y social en un año clave

  • Escrito por Susana Díaz Pacheco, Presidenta de la Junta de Andalucía

Éste un año lleno de oportunidades para Andalucía, que debemos aprovechar para consolidar el crecimiento económico y la recuperación que tanto ansiamos. Iniciamos 2018 con la entrada en vigor de nuestro presupuesto, más de 34.000 millones de euros en unas cuentas públicas de marcado carácter social. No en vano destinamos 8 de cada 10 euros a educación, sanidad y dependencia.

Nuestra hoja de ruta es también un respaldo a la inversión, al crecimiento económico y a la generación de empleo. El año que hemos dejado atrás ha sido un buen año para Andalucía. El esfuerzo que venimos realizando desde el Gobierno andaluz con políticas de impulso a la economía, así como al fortalecimiento de los servicios sociales y la recuperación de derechos ya está dando resultados positivos. Somos, además, la comunidad que más empleo ha creado en 2017.

A esto hay que sumar el empuje del sector privado, tanto en materia de inversiones como de empleo. Y es que, gracias a la pujanza de nuestras empresas, cada vez más competitivas, Andalucía ha batido su récord de exportaciones con una cifra que se sitúa en torno a los 30.000 millones de euros, y en la que merece la pena reseñar los datos del sector agroalimentario, el sector aeronáutico y el ámbito tecnológico.

En este contexto, mi Gobierno contribuye, con responsabilidad, a que Andalucía arranque 2018 con estabilidad, confianza y seguridad. Estabilidad política, crecimiento económico y de empleo, y conquistas sociales que nos sitúan en una buena posición de partida para crecer a mayor velocidad, imprescindible para una convergencia real con el resto de Europa.

Estamos ante un nuevo ciclo en el que la innovación es la piedra angular para afianzar el crecimiento, el empleo de calidad y la competitividad. Un nuevo ciclo que, sin embargo, no debe nublarnos ante los problemas que tenemos que resolver ni ante las amenazas que pueden volver a debilitarnos.

Por eso estoy convencida de que la economía no puede dar la espalda al desarrollo social. En Andalucía creemos en unos servicios públicos de calidad, y para ello defendemos un modelo en el que ningún ciudadano se quede atrás. Porque la igualdad, sin duda, es la mejor manera de crecer y de hacerlo con fortaleza.

Y es por eso que desde Andalucía venimos reclamando urgencia, pero con altura de miras, para un nuevo modelo de financiación autonómica que es la base para la prestación de unos servicios públicos de calidad. Y en esa singladura, Andalucía no va a ser un mero pasajero. Somos la comunidad donde viven más españoles y, además, tenemos una trayectoria que nos avala.

El 4 de Diciembre y el 28 de Febrero dejaron una huella aún hoy reconocible en el Estado autonómico: la bandera de la igualdad de oportunidades. Y esa igualdad sigue siendo a día de hoy condición sine qua non para nuestra convivencia.

Tenemos importantes retos por delante, y los afrontaremos con fortaleza y decisión. Reformas que van a definir el futuro que queremos, iniciativas que afiancen el dinamismo económico de nuestra tierra y, en definitiva, políticas que deben redundar en una mejor calidad de vida para todos los andaluces y andaluzas.